Primer Libro de Reyes

Reinado de Omri

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Libros Históricos > Primer Libro de Reyes > Reinado de Omri (11:16:21 - 11:16:28)

Entonces el pueblo de Israel se dividió en dos facciones. La mitad del pueblo seguía a Tibni hijo de Ginat, para hacerlo rey; la otra mitad seguía a Omri.

Pero el pueblo que seguía a Omri pudo más que el que seguía a Tibni hijo de Ginat. Tibni murió, y Omri fue rey.

En el año 31 de Asa, rey de Judá, comenzó a reinar Omri sobre Israel y reinó 12 años. En Tirsa reinó 6 años.

El compró a Semer el monte de Samaria por dos talentos de plata. Edificó en el monte, y a la ciudad que edificó le dio el nombre de Samaria, según el nombre de Semer, el dueño del monte.

Omri hizo lo malo ante los ojos de Jehovah, y actuó peor que todos los que habían reinado antes de él.

Pues anduvo en todo el camino de Jeroboam hijo de Nabat y en sus pecados con los que hizo pecar a Israel, provocando a ira a Jehovah Dios de Israel, con sus ídolos vanos.

Los demás hechos de Omri, las cosas que hizo y el poderío que logró, ¿no están escritos en el libro de las crónicas de los reyes de Israel?

Omri reposó con sus padres y fue sepultado en Samaria. Y su hijo Acab reinó en su lugar.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Reinado de Acab

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Libros Históricos > Primer Libro de Reyes > Reinado de Acab (11:16:29 - 11:16:34)

En el año 38 de Asa, rey de Judá, Acab hijo de Omri comenzó a reinar sobre Israel.

Acab hijo de Omri reinó sobre Israel en Samaria 22 años. Acab hijo de Omri hizo lo malo ante los ojos de Jehovah, más que todos los que habían reinado antes de él.

Como si le fuera cosa liviana andar en los pecados de Jeroboam hijo de Nabat, tomó por mujer a Jezabel hija de Etbaal, rey de los sidonios; y fue, sirvió a Baal y lo adoró.

Erigió un altar a Baal en el templo de Baal que había edificado en Samaria.

Acab también hizo un árbol ritual de Asera. Acab hizo peor que todos los reyes de Israel que habían reinado antes de él, provocando a ira a Jehovah Dios de Israel.

En su tiempo Jiel de Betel reedificó Jericó. A costa de Abiram su primogénito puso los cimientos, y a costa de Segub su hijo menor colocó sus puertas, conforme a la palabra que Jehovah había hablado por medio de Josué hijo de Nun.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Elías predice la sequía

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Libros Históricos > Primer Libro de Reyes > Elías predice la sequía (11:17:1 - 11:17:7)

Entonces Elías el tisbita, que era uno de los moradores de Galaad, dijo a Acab: —¡Vive Jehovah Dios de Israel, a quien sirvo, que no habrá rocío ni lluvia en estos años, sino por mi palabra!

Entonces la palabra de Jehovah vino a él diciendo:

—Apártate de aquí, dirígete al oriente y escóndete junto al arroyo de Querit, que está al frente del Jordán.

Y sucederá que beberás del arroyo, y yo he mandado a los cuervos que te sustenten allí.

Elías fue e hizo conforme a la palabra de Jehovah. Fue y habitó junto al arroyo de Querit, que está al frente del Jordán.

Los cuervos le traían pan y carne por la mañana, y pan y carne por la tarde; y bebía del arroyo.

Pero sucedió que después de algunos días se secó el arroyo, porque no había llovido en la tierra.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Elías y la viuda de Sarepta

Elías y la viuda de Sarepta 1
Enviado por TuBiblia

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Libros Históricos > Primer Libro de Reyes > Elías y la viuda de Sarepta (11:17:8 - 11:17:24)

Entonces la palabra de Jehovah vino a Elías diciendo:

—Levántate, vé a Sarepta de Sidón y habita allí. He aquí, yo he designado allí a una mujer viuda para que te sustente.

Entonces se levantó y se fue a Sarepta. Cuando llegó a la puerta de la ciudad, he aquí una mujer viuda que estaba allí recogiendo leña. El la llamó y le dijo: —Por favor, tráeme un poco de agua en un vaso, para que beba.

Cuando ella iba a traérsela, la llamó y le dijo: —Por favor, tráeme también un poco de pan en tu mano.

Ella respondió: —¡Vive Jehovah, tu Dios, que no tengo pan cocido! Solamente tengo un puñado de harina en una tinaja y un poco de aceite en una botella. Y he aquí que estaba recogiendo un par de leños, para entrar y prepararlo para mí y para mi hijo, a fin de que lo comamos y muramos.

Entonces Elías le dijo: —No tengas temor. Vé, haz como has dicho; pero de ello hazme a mí primero una torta pequeña y tráemela. Después harás para ti y para tu hijo.

Porque así ha dicho Jehovah Dios de Israel: “La harina de la tinaja no se acabará, y el aceite de la botella no faltará hasta el día en que Jehovah dé lluvia sobre la superficie de la tierra.”

Entonces ella fue e hizo conforme a la palabra de Elías; y comieron él, ella y su familia, por mucho tiempo.

La harina de la tinaja no se acabó, ni faltó el aceite de la botella, conforme a la palabra que Jehovah había dicho por medio de Elías.

Aconteció después de estas cosas que cayó enfermo el hijo de la mujer, la dueña de casa, y su enfermedad fue tan grave que no quedó en él aliento.

Entonces ella dijo a Elías: —¿Qué tengo yo contigo, oh hombre de Dios? ¿Has venido a mí para traer a la memoria mis iniquidades y hacer morir a mi hijo?

Y él le respondió: —Dame tu hijo. Lo tomó del seno de ella, lo llevó al altillo donde él habitaba y lo acostó sobre su cama.

Entonces, clamando a Jehovah, dijo: —¡Oh Jehovah, Dios mío! ¿Aun a la viuda en cuya casa estoy hospedado has afligido, haciendo morir a su hijo?

Luego se tendió tres veces sobre el niño y clamó a Jehovah diciendo: —¡Oh Jehovah, Dios mío, te ruego que el alma de este niño vuelva a su cuerpo!

Jehovah escuchó la voz de Elías, y el alma del niño volvió a su cuerpo, y revivió.

Elías tomó al niño, lo bajó del altillo a la casa y lo entregó a su madre. Luego Elías dijo: —¡Mira, tu hijo está vivo!

Entonces la mujer dijo a Elías: —¡Ahora reconozco que tú eres un hombre de Dios y que la palabra de Jehovah es verdad en tu boca!

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Elías regresa a ver a Acab

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Libros Históricos > Primer Libro de Reyes > Elías regresa a ver a Acab (11:18:1 - 11:18:19)

Sucedió que después de mucho tiempo, al tercer año, vino la palabra de Jehovah a Elías, diciendo: —Vé, preséntate ante Acab, y yo enviaré lluvia sobre la faz de la tierra.

Elías fue para presentarse ante Acab. Había gran hambre en Samaria.

Entonces Acab llamó a Abdías, el administrador del palacio. (Abdías era muy temeroso de Jehovah.

Y sucedió que cuando Jezabel destruía a los profetas de Jehovah, Abdías tomó a cien de ellos y los escondió de cincuenta en cincuenta en una cueva, y los sustentó con pan y agua.)

Acab dijo a Abdías: —Vé por la tierra a todos los manantiales de agua y a todos los arroyos; quizás hallemos pasto con que podamos conservar con vida a los caballos y a las mulas, y no tengamos que eliminar algunos de los animales.

Se repartieron el territorio entre ellos para recorrerlo; Acab se fue solo por un camino, y Abdías se fue solo por otro.

Sucedió que cuando Abdías iba por el camino, he aquí que Elías venía a su encuentro; y como le reconoció, se postró sobre su rostro y preguntó: —¿Eres tú Elías, mi señor?

Y le respondió: —Sí, yo soy. Vé y di a tu señor: “Elías está aquí.”

Pero él dijo: —¿En qué he pecado para que tú entregues a tu siervo en mano de Acab, para que me mate?

¡Vive Jehovah tu Dios, que no ha habido nación ni reino adonde mi señor no haya enviado a buscarte! Cuando ellos respondían: “No está,” hacía jurar al reino y a la nación que no te habían hallado.

Y ahora tú dices: “Vé y di a tu señor: Elías está aquí.”

Lo que sucederá es que después que yo me haya alejado de ti, el Espíritu de Jehovah te llevará adonde yo no sepa, y habiendo yo ido para informar a Acab, si él no te halla, me matará. Tu siervo teme a Jehovah desde su juventud.

¿No le han contado a mi señor lo que hice cuando Jezabel mataba a los profetas de Jehovah, cómo escondí en una cueva a cien de ellos de cincuenta en cincuenta y los sustenté con pan y agua?

Y ahora tú dices: “Vé y di a tu señor: Aquí está Elías.” ¡El me matará!

Y Elías dijo: —¡Vive Jehovah de los Ejércitos, a quien sirvo, que hoy me presentaré a él!

Entonces Abdías fue al encuentro de Acab y le informó. Acab fue al encuentro de Elías;

y sucedió que cuando Acab vio a Elías, le dijo: —¿Eres tú, el que está trastornando a Israel?

Y él respondió: —Yo no he trastornado a Israel, sino tú y tu casa paterna, al haber abandonado los mandamientos de Jehovah y al haber seguido a los Baales.

Ahora pues, manda que se reúnan conmigo en el monte Carmelo todo Israel, los 450 profetas de Baal y los 400 profetas de Asera que comen de la mesa de Jezabel.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook