Pentateuco

Bendiciones de la obediencia

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Pentateuco > Levítico > Bendiciones de la obediencia (3:26:1 - 3:26:13)

“No os har√©is √≠dolos, ni im√°genes, ni os levantar√©is piedras rituales, ni pondr√©is en vuestra tierra piedras esculpidas para postraros ante ellas; porque yo soy Jehovah, vuestro Dios.

“Guardar√©is mis s√°bados y tendr√©is en reverencia mi santuario. Yo, Jehovah.

“Si and√°is seg√ļn mis estatutos y guard√°is mis mandamientos, poni√©ndolos por obra,

os mandaré la lluvia a su tiempo. La tierra dará sus productos, y el árbol del campo dará su fruto.

Vuestra trilla alcanzará hasta la vendimia, y la vendimia hasta la siembra. Comeréis vuestro pan hasta saciaros y habitaréis seguros en vuestra tierra.

Dar√© paz en la tierra; dormir√©is, y no habr√° quien os espante. Har√© desaparecer las fieras da√Īinas de vuestra tierra, y la espada no pasar√° por vuestro pa√≠s.

Perseguiréis a vuestros enemigos, quienes caerán a espada delante de vosotros.

Cinco de vosotros perseguir√°n a cien, y cien de vosotros a diez mil; vuestros enemigos caer√°n a espada ante vosotros.

Me volveré hacia vosotros, os haré fecundos y os multiplicaré; y confirmaré mi pacto con vosotros.

Comer√©is de la cosecha a√Īeja y s√≥lo sacar√©is la a√Īeja para meter la nueva.

“Yo pondr√© mi morada entre vosotros, y mi alma no os abominar√°.

Andaré entre vosotros y seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo.

Yo, Jehovah vuestro Dios que os saqué de la tierra de Egipto para que no fueseis sus esclavos. Yo rompí las coyundas de vuestro yugo, y os he hecho andar con la cabeza erguida.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Consecuencias de la desobediencia

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Pentateuco > Levítico > Consecuencias de la desobediencia (3:26:14 - 3:26:46)

“Pero si no me escuch√°is y no pon√©is por obra todos estos mandamientos,

y si rechaz√°is mis estatutos y vuestra alma menosprecia mis decretos, no poniendo por obra todos mis mandamientos e invalidando mi pacto,

entonces yo también haré con vosotros esto: Decretaré contra vosotros terror, tisis y fiebre que consuman los ojos y dejen exhausta el alma. Sembraréis en vano vuestra semilla, porque vuestros enemigos se la comerán.

“Yo pondr√© mi rostro contra vosotros, y ser√©is derrotados ante vuestros enemigos. Los que os aborrecen se ense√Īorear√°n de vosotros, y huir√©is sin que nadie os persiga.

Si aun con estas cosas no me obedecéis, volveré a castigaros siete veces más por vuestros pecados.

“Quebrantar√© la soberbia de vuestro poder√≠o y har√© que vuestro cielo sea como hierro y que vuestra tierra sea como bronce.

Vuestra fuerza se agotar√° en vano; pues vuestra tierra no dar√° su producto, ni el √°rbol de la tierra dar√° su fruto.

Y si continu√°is si√©ndome hostiles y no me quer√©is obedecer, yo aumentar√© la plaga sobre vosotros siete veces m√°s, seg√ļn vuestros pecados.

“Enviar√© contra vosotros animales del campo que os privar√°n de vuestros hijos, destruir√°n vuestro ganado, y os reducir√°n en n√ļmero, de tal manera que vuestros caminos queden desiertos.

Si con estas cosas no os corregís ante mí, sino que continuáis siéndome hostiles,

yo mismo procederé también contra vosotros con hostilidad y os azotaré siete veces más por vuestros pecados.

“Traer√© sobre vosotros la espada vengadora, en vindicaci√≥n del pacto. Y si os refugi√°is en vuestras ciudades, yo enviar√© la peste entre vosotros, y ser√©is entregados en mano del enemigo.

Cuando yo os corte el sustento de pan, diez mujeres cocerán vuestro pan en un solo horno, y os darán el pan tan racionado que comeréis pero no os saciaréis.

Si a pesar de esto no me obedecéis, sino que continuáis siéndome hostiles,

procederé contra vosotros con ira hostil y os castigaré siete veces más por vuestros pecados.

“Comer√©is la carne de vuestros hijos; tambi√©n la carne de vuestras hijas comer√©is.

Destruiré vuestros lugares altos, derribaré vuestros altares donde ofrecéis incienso, amontonaré vuestros cuerpos inertes sobre los cuerpos inertes de vuestros ídolos, y mi alma os abominará.

Convertiré vuestras ciudades en ruinas, dejaré asolados vuestros santuarios y no aceptaré el grato olor de vuestro incienso.

También asolaré la tierra, de manera que se asombrarán de ella vuestros enemigos que la habiten.

“A vosotros os esparcir√© entre las naciones. Desenvainar√© la espada en pos de vosotros, y vuestra tierra ser√° asolada y vuestras ciudades convertidas en ruinas.

Entonces la tierra disfrutará de su reposo durante todos los días de su desolación, mientras vosotros estéis en la tierra de vuestros enemigos. ¡Entonces la tierra descansará y disfrutará de su reposo!

Todo el tiempo que esté asolada disfrutará del reposo que no disfrutó mientras vosotros disfrutabais de vuestro reposo cuando habitabais en ella.

“En los corazones de los que queden de vosotros, infundir√© tal cobard√≠a en la tierra de sus enemigos que el ruido de una hoja sacudida los ahuyentar√°. Y huir√°n como quien huye de la espada y caer√°n sin que nadie los persiga.

Tropezarán los unos con los otros, como si huyeran de la espada, aunque nadie los persiga. No podréis resistir ante vuestros enemigos.

Pereceréis entre las naciones, y la tierra de vuestros enemigos os consumirá.

Los que queden de vosotros se pudrirán a causa de su iniquidad, en la tierra de vuestros enemigos. También a causa de la iniquidad de sus padres, se pudrirán juntamente con ellos.

“Si ellos confiesan su iniquidad y la iniquidad de sus padres, por la infidelidad que cometieron contra m√≠, y tambi√©n por la hostilidad con que me han resistido

(pues yo también habré actuado con hostilidad contra ellos y los habré metido en la tierra de sus enemigos); si entonces se doblega su corazón incircunciso y reconocen su pecado,

yo me acordaré de mi pacto con Jacob, y me acordaré de mi pacto con Isaac y de mi pacto con Abraham; y me acordaré de la tierra.

Pero la tierra quedará abandonada por ellos y disfrutará su reposo estando desolada en ausencia de ellos. Mientras tanto, ellos serán sometidos al castigo de sus iniquidades, porque menospreciaron mis decretos y porque su alma detestó mis estatutos.

“Aun con todo esto, estando ellos en la tierra de sus enemigos, yo no los rechazar√© ni los detestar√© hasta consumirlos, invalidando mi pacto con ellos; porque yo, Jehovah, soy su Dios.

Pero a favor de ellos me acordar√© del pacto con sus antepasados, a quienes saqu√© de la tierra de Egipto a la vista de las naciones, para ser su Dios. Yo, Jehovah.”

Estas son las leyes, los decretos y las instrucciones que Jehovah estableció entre él y los hijos de Israel en el monte Sinaí, por medio de Moisés.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Cosas consagradas a Dios

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Pentateuco > Levítico > Cosas consagradas a Dios (3:27:1 - 3:27:34)

Jehovah habló a Moisés diciendo:

“Habla a los hijos de Israel y diles que cuando alguien haga un voto especial a Jehovah, con motivo del rescate de las personas, lo valorar√°s as√≠:

“Al hombre de 20 hasta 60 a√Īos lo valorar√°s en 50 siclos de plata, seg√ļn el siclo del santuario.

Si es mujer, la valorar√°s en 30 siclos.

“Al hombre de 5 hasta 20 a√Īos lo valorar√°s en 20 siclos, y a la mujer en 10 siclos.

“Al hombre de un mes hasta 5 a√Īos lo valorar√°s en 5 siclos de plata. A la mujer la valorar√°s en 3 siclos santuario.”

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Censo de Israel en Sinaí

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Pentateuco > N√ļmeros > Censo de Israel en Sina√≠ (4:1:1 - 4:1:46)

Jehovah habl√≥ a Mois√©s en el desierto de Sina√≠, en el tabern√°culo de reuni√≥n, el primero del mes segundo del segundo a√Īo despu√©s que ellos salieron de la tierra de Egipto, diciendo:

“Haced un censo de toda la congregaci√≥n de los hijos de Israel, seg√ļn sus clanes y sus casas paternas, de acuerdo con el n√ļmero de los nombres de todos los varones, uno por uno.

T√ļ y Aar√≥n contar√©is, seg√ļn sus escuadrones, a todos los que en Israel, por ser de 20 a√Īos para arriba, puedan ir a la guerra.

En esta tarea estar√° con vosotros un hombre de cada tribu, siendo cada uno jefe de su casa paterna.

Estos son los nombres de los hombres que os asistirán: de Rubén, Elisur hijo de Sedeur;

de Simeón, Selumiel hijo de Zurisadai;

de Judá, Najsón hijo de Aminadab;

de Isacar, Natanael hijo de Zuar;

de Zabulón, Eliab hijo de Helón;

de los hijos de José: de Efraín, Elisama hijo de Amihud; de Manasés, Gamaliel hijo de Pedasur;

de Benjamín, Abidán hijo de Gedeoni;

de Dan, Ajiezer hijo de Amisadai;

de Aser, Paguiel hijo de Ocr√°n;

de Gad, Eliasaf hijo de Reuel;

de Neftal√≠, Ajira hijo de En√°n.”

Estos fueron los nombrados de la congregación, representantes de las tribus de sus padres y jefes de las familias de Israel.

Moisés y Aarón tomaron a estos hombres que fueron designados por nombre,

y reunieron a toda la congregaci√≥n el primero del mes segundo. Y se registraron seg√ļn sus clanes y sus casas paternas, conforme a la lista de los nombres, uno por uno, de 20 a√Īos para arriba,

tal como Jehovah había mandado a Moisés. Así los contó en el desierto de Sinaí:

De los hijos de Rub√©n, primog√©nito de Israel, todos los varones de 20 a√Īos para arriba, todos los que pod√≠an ir a la guerra, fueron contados por nombre, uno por uno, conforme a sus generaciones, seg√ļn sus clanes y sus casas paternas.

Los contados de la tribu de Rubén eran 46.500.

De los hijos de Sime√≥n, todos los varones de 20 a√Īos para arriba, todos los que pod√≠an ir a la guerra, fueron contados por nombre, uno por uno, conforme a sus generaciones, seg√ļn sus clanes y sus casas paternas.

Los contados de la tribu de Simeón eran 59.300.

De los hijos de Gad, todos los varones de 20 a√Īos para arriba, todos los que pod√≠an ir a la guerra, fueron contados por nombre conforme a sus generaciones, seg√ļn sus clanes y sus casas paternas.

Los contados de la tribu de Gad eran 45.650.

De los hijos de Jud√°, todos los varones de 20 a√Īos para arriba, todos los que pod√≠an ir a la guerra, fueron contados por nombre conforme a sus generaciones, seg√ļn sus clanes y sus casas paternas.

Los contados de la tribu de Jud√° eran 74.600.

De los hijos de Isacar, todos los varones de 20 a√Īos para arriba, todos los que pod√≠an ir a la guerra, fueron contados por nombre conforme a sus generaciones, seg√ļn sus clanes y sus casas paternas.

Los contados de la tribu de Isacar eran 54.400.

De los hijos de Zabul√≥n, todos los varones de 20 a√Īos para arriba, todos los que pod√≠an ir a la guerra, fueron contados por nombre conforme a sus generaciones, seg√ļn sus clanes y sus casas paternas.

Los contados de la tribu de Zabulón eran 57.400.

De los hijos de Jos√©: De los hijos de Efra√≠n, todos los varones de 20 a√Īos para arriba, todos los que pod√≠an ir a la guerra, fueron contados por nombre conforme a sus generaciones, seg√ļn sus clanes y sus casas paternas.

Los contados de la tribu de Efraín eran 40.500.

De los hijos de Manas√©s, todos los varones de 20 a√Īos para arriba, todos los que pod√≠an ir a la guerra, fueron contados por nombre conforme a sus generaciones, seg√ļn sus clanes y sus casas paternas.

Los contados de la tribu de Manasés eran 32.200.

De los hijos de Benjam√≠n, todos los varones de 20 a√Īos para arriba, todos los que pod√≠an ir a la guerra, fueron contados por nombre conforme a sus generaciones, seg√ļn sus clanes y sus casas paternas.

Los contados de la tribu de Benjamín eran 35.400.

De los hijos de Dan, todos los varones de 20 a√Īos para arriba, todos los que pod√≠an ir a la guerra, fueron contados por nombre conforme a sus generaciones, seg√ļn sus clanes y sus casas paternas.

Los contados de la tribu de Dan eran 62.700.

De los hijos de Aser, todos los varones de 20 a√Īos para arriba, todos los que pod√≠an ir a la guerra, fueron contados por nombre conforme a sus generaciones, seg√ļn sus clanes y sus casas paternas.

Los contados de la tribu de Aser eran 41.500.

De los hijos de Neftal√≠, todos los varones de 20 a√Īos para arriba, todos los que pod√≠an ir a la guerra, fueron contados por nombre conforme a sus generaciones, seg√ļn sus clanes y sus casas paternas.

Los contados de la tribu de Neftalí eran 53.400.

Estos fueron los contados, a los cuales contaron Moisés, Aarón y los doce jefes de Israel (un hombre por cada tribu).

As√≠ todos los hijos de Israel fueron contados seg√ļn sus casas paternas, de 20 a√Īos para arriba, todos los que en Israel pod√≠an ir a la guerra.

Todos los contados fueron 603.550.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Nombramiento de los levitas

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Pentateuco > N√ļmeros > Nombramiento de los levitas (4:1:47 - 4:1:54)

Pero los levitas no fueron contados con ellos seg√ļn los clanes de sus padres,

porque Jehovah había hablado a Moisés diciendo:

“S√≥lo la tribu de Lev√≠ no contar√°s; no har√°s un censo de ellos entre los dem√°s hijos de Israel.

Más bien, pondrás a los levitas a cargo del tabernáculo del testimonio, de todos sus utensilios y de todo lo que se relaciona con él. Ellos llevarán el tabernáculo y todos sus utensilios. Estarán al servicio del tabernáculo y acamparán alrededor de él.

Cuando el tabern√°culo tenga que trasladarse, los levitas lo desarmar√°n; y cuando se detenga, los levitas lo armar√°n. El extra√Īo que se acerque morir√°.

Los hijos de Israel instalar√°n sus tiendas cada uno en su campamento, cada uno junto a su estandarte, seg√ļn sus escuadrones.

Pero los levitas acampar√°n alrededor del tabern√°culo del testimonio. As√≠ no habr√° ira contra la congregaci√≥n de los hijos de Israel. Los levitas estar√°n a cargo del tabern√°culo del testimonio.”

Los hijos de Israel hicieron conforme a todas las cosas que Jehovah había mandado a Moisés. Así lo hicieron.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook