Epístola a los Hebreos

Deberes cristianos

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Epístola a los Hebreos > Deberes cristianos (58:13:1 - 58:13:19)

Permanezca el amor fraternal.

No os olvidéis de la hospitalidad, porque por ésta algunos hospedaron ángeles sin saberlo.

Acordaos de los presos, como si estuvieseis en cadenas junto con ellos; y de los afligidos, puesto que también vosotros estáis en el cuerpo.

Honroso es para todos el matrimonio, y pura la relaci√≥n conyugal; pero Dios juzgar√° a los fornicarios y a los ad√ļlteros.

Sean vuestras costumbres sin amor al dinero, contentos con lo que tenéis ahora; porque él mismo ha dicho: Nunca te abandonaré ni jamás te desampararé.

De manera que podemos decir confiadamente: El Se√Īor es mi socorro, y no temer√©. ¬ŅQu√© me har√° el hombre?

Acordaos de vuestros dirigentes que os hablaron la palabra de Dios. Considerando el éxito de su manera de vivir, imitad su fe.

¬°Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos!

No se√°is llevados de ac√° para all√° por diversas y extra√Īas doctrinas; porque bueno es que el coraz√≥n haya sido afirmado en la gracia; no en comidas, que nunca aprovecharon a los que se dedican a ellas.

Tenemos un altar del cual los que sirven en el tabern√°culo no tienen derecho a comer.

Porque los cuerpos de aquellos animales, cuya sangre es introducida por el sumo sacerdote en el lugar santísimo como sacrificio por el pecado, son quemados fuera del campamento.

Por lo tanto, tambi√©n Jes√ļs padeci√≥ fuera de la puerta de la ciudad para santificar al pueblo por medio de su propia sangre.

Salgamos pues a él, fuera del campamento, llevando su afrenta.

Porque aquí no tenemos una ciudad permanente, sino que buscamos la que ha de venir.

Así que, por medio de él, ofrezcamos siempre a Dios sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.

No os olvidéis de hacer el bien y de compartir lo que tenéis, porque tales sacrificios agradan a Dios.

Obedeced a vuestros dirigentes y someteos a ellos, porque ellos velan por vuestras almas como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría y sin quejarse, pues esto no os sería provechoso.

Orad por nosotros, pues confiamos que tenemos buena conciencia y deseamos conducirnos bien en todo.

Con mayor insistencia imploro que lo hag√°is, para que yo os sea restituido pronto.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Bendición y salutaciones finales

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Epístola a los Hebreos > Bendición y salutaciones finales (58:13:20 - 58:10:35)

Y el Dios de paz, que por la sangre del pacto eterno levant√≥ de entre los muertos a nuestro Se√Īor Jes√ļs, el gran Pastor de las ovejas,

os haga aptos en todo lo bueno para hacer su voluntad, haciendo él en nosotros lo que es agradable delante de él por medio de Jesucristo, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Os ruego, hermanos, que recibáis bien esta palabra de exhortación; porque os he escrito brevemente.

Sabed que nuestro hermano Timoteo ha sido puesto en libertad. Si él viene pronto, yo iré a veros con él.

Saludad a todos vuestros dirigentes y a todos los santos. Os saludan los de Italia.

La gracia sea con todos vosotros.

Por lo tanto, entrando en el mundo, él dice: Sacrificio y ofrenda no quisiste, pero me preparaste un cuerpo.

Es en esa voluntad que somos santificados, mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre.

También el Espíritu Santo nos da testimonio, porque después de haber dicho:

por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo (es decir, su cuerpo),

No dejemos de congregarnos, como algunos tienen por costumbre; más bien, exhortémonos, y con mayor razón cuando veis que el día se acerca.

Porque conocemos al que ha dicho: “M√≠a es la venganza; yo dar√© la retribuci√≥n.” Y otra vez: “El Se√Īor juzgar√° a su pueblo.”

No desechéis, pues, vuestra confianza, la cual tiene una gran recompensa.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook