Epístola de Santiago

No os gloriéis del día de mañana

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Epístola de Santiago > No os gloriéis del día de mañana (59:4:13 - 59:4:17)

¡Vamos pues ahora los que decís: “Hoy o mañana iremos a tal ciudad, estaremos allá un año y haremos negocios y ganaremos”!

Vosotros, los que no sabéis lo que será mañana, ¿qué es vuestra vida? Porque sois un vapor que aparece por un poco de tiempo y luego se desvanece.

Más bien, deberíais decir: “Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello.”

Pero ahora os jactáis en vuestra soberbia. Toda jactancia de esta clase es mala.

Por tanto, al que sabe hacer lo bueno y no lo hace, eso le es pecado.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Contra los ricos opresores

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Epístola de Santiago > Contra los ricos opresores (59:5:1 - 59:5:6)

¡Vamos pues ahora, oh ricos! Llorad y aullad por las miserias que vienen sobre vosotros.

Vuestras riquezas se han podrido, y vuestras ropas están comidas de polilla.

Vuestro oro y plata están enmohecidos; su moho servirá de testimonio contra vosotros y devorará vuestra carne como fuego. ¡Habéis amontonado tesoros en los últimos días!

He aquí clama el jornal de los obreros que segaron vuestros campos, el que fraudulentamente ha sido retenido por vosotros. Y los clamores de los que segaron han llegado a los oídos del Señor de los Ejércitos.

Habéis vivido en placeres sobre la tierra y habéis sido disolutos. Habéis engordado vuestro corazón en el día de matanza.

Habéis condenado y habéis dado muerte al justo. El no os ofrece resistencia.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Sed pacientes y orad

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Epístola de Santiago > Sed pacientes y orad (59:5:7 - 60:1:2)

Por lo tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. He aquí, el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardándolo con paciencia hasta que reciba las lluvias tempranas y tardías.

Tened también vosotros paciencia; afirmad vuestros corazones, porque la venida del Señor está cerca.

Hermanos, no murmuréis unos contra otros, para que no seáis condenados. ¡He aquí, el Juez ya está a las puertas!

Hermanos, tomad por ejemplo de aflicción y de paciencia a los profetas que hablaron en el nombre del Señor.

He aquí, tenemos por bienaventurados a los que perseveraron. Habéis oído de la perseverancia de Job y habéis visto el propósito final del Señor, que el Señor es muy compasivo y misericordioso.

Pero sobre todo, hermanos míos, no juréis, ni por el cielo, ni por la tierra, ni por ningún otro juramento. Más bien, sea vuestro sí, sí; y vuestro no, no; para que no caigáis bajo condenación.

¿Está afligido alguno entre vosotros? ¡Que ore! ¿Está alguno alegre? ¡Que cante salmos!

¿Está enfermo alguno de vosotros? Que llame a los ancianos de la iglesia y que oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor.

Y la oración de fe dará salud al enfermo, y el Señor lo levantará. Y si ha cometido pecados, le serán perdonados.

Por tanto, confesaos unos a otros vuestros pecados, y orad unos por otros de manera que seáis sanados. La ferviente oración del justo, obrando eficazmente, puede mucho.

Elías era un hombre sujeto a pasiones, igual que nosotros, pero oró con insistencia para que no lloviera, y no llovió sobre la tierra durante tres años y seis meses.

Y oró de nuevo, y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto.

Hermanos míos, si alguno entre vosotros es engañado, desviándose de la verdad, y otro le hace volver,

sabed que el que haga volver al pecador del error de su camino salvará su vida de la muerte, y cubrirá una multitud de pecados.

Pedro, apóstol de Jesucristo; a los expatriados de la dispersión en Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia,

elegidos conforme al previo conocimiento de Dios Padre por la santificación del Espíritu, para obedecer a Jesucristo y ser rociados con su sangre: Gracia y paz os sean multiplicadas.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook