Evangelios

Los fariseos envían alguaciles para prender a Jesús

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Evangelios > San Juan > Los fariseos envían alguaciles para prender a Jesús (43:7:32 - 43:7:36)

Los fariseos oyeron que la multitud murmuraba estas cosas acerca de él, y los principales sacerdotes y los fariseos enviaron guardias para tomarlo preso.

Entonces dijo Jesús: —Todavía estaré con vosotros un poco de tiempo; luego iré al que me envió.

Me buscaréis y no me hallaréis, y a donde yo estaré vosotros no podréis ir.

Entonces los judíos se decían entre sí: —¿A dónde se ha de ir éste, que nosotros no le hallemos? ¿Acaso ha de ir a la dispersión entre los griegos para enseñar a los griegos?

¿Qué significa este dicho que dijo: “Me buscaréis y no me hallaréis, y no podréis ir a donde yo estaré”?

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Ríos de agua viva

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Evangelios > San Juan > Ríos de agua viva (43:7:37 - 43:7:39)

Pero en el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso de pie y alzó la voz diciendo: —Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.

El que cree en mí, como dice la Escritura, ríos de agua viva correrán de su interior.

Esto dijo acerca del Espíritu que habían de recibir los que creyeran en él, pues todavía no había sido dado el Espíritu, porque Jesús aún no había sido glorificado.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


División entre la gente

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Evangelios > San Juan > División entre la gente (43:7:40 - 43:7:44)

Entonces, cuando algunos de la multitud oyeron estas palabras, decían: “¡Verdaderamente, éste es el profeta!”

Otros decían: “Este es el Cristo.” Pero otros decían: “¿De Galilea habrá de venir el Cristo?

¿No dice la Escritura que el Cristo vendrá de la descendencia de David y de la aldea de Belén, de donde era David?”

Así que había disensión entre la gente por causa de él.

Algunos de ellos querían tomarlo preso, pero ninguno le echó mano.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


¡Nunca ha hablado hombre así!

Imagen ¡Nunca ha hablado hombre así! 1
Enviado por Ecar Zavala

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Evangelios > San Juan > ¡Nunca ha hablado hombre así! (43:7:45 - 43:7:52)

Luego los guardias regresaron a los principales sacerdotes y a los fariseos, y ellos les dijeron: —¿Por qué no le trajisteis?

Los guardias respondieron: —¡Nunca habló hombre alguno así!

Entonces los fariseos les respondieron: —¿Será posible que vosotros también hayáis sido engañados?

¿Habrá creído en él alguno de los principales o de los fariseos?

Pero esta gente que no conoce la ley es maldita.

Nicodemo, el que fue a Jesús al principio y que era uno de ellos, les dijo:

—¿Juzga nuestra ley a un hombre si primero no se le oye y se entiende qué hace?

Le respondieron y dijeron: —¿Eres tú también de Galilea? Escudriña y ve que de Galilea no se levanta ningún profeta.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


La mujer adúltera

Imagen La mujer adúltera 1
Enviado por FRANCISCO CHIU

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Evangelios > San Juan > La mujer adúltera (43:7:53 - 43:8:11)

Y se fue cada uno a su casa.

Pero Jesús se fue al monte de los Olivos,

y muy de mañana volvió al templo. Todo el pueblo venía a él, y sentado les enseñaba.

Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio; y poniéndola en medio,

le dijeron: —Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el mismo acto de adulterio.

Ahora bien, en la ley Moisés nos mandó apedrear a las tales. Tú, pues, ¿qué dices?

Esto decían para probarle, para tener de qué acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en la tierra con el dedo.

Pero como insistieron en preguntarle, se enderezó y les dijo: —El de vosotros que esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.

Al inclinarse hacia abajo otra vez, escribía en tierra.

Pero cuando lo oyeron, salían uno por uno, comenzando por los más viejos. Sólo quedaron Jesús y la mujer, que estaba en medio.

Entonces Jesús se enderezó y le preguntó: —Mujer, ¿dónde están? ¿Ninguno te ha condenado?

Y ella dijo: —Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: —Ni yo te condeno. Vete y desde ahora no peques más.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook