Abraham y Abimelec

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Pentateuco > Génesis > Abraham y Abimelec (1:20:1 - 1:20:18)

Abraham partió de allí hacia la tierra del Néguev. Acampó entre Cades y Shur y residió en Gerar.

Abraham dijo de Sara su mujer: “Ella es mi hermana.” Y Abimelec, rey de Gerar, mandó y tomó a Sara.

Pero Dios vino a Abimelec en sueños de noche y le dijo: —He aquí que vas a morir por causa de la mujer que has tomado, la cual es casada.

Abimelec, quien todavía no se había acercado a ella, dijo: —Señor, ¿acaso has de matar a la gente inocente?

¿Acaso no me dijo él: “Ella es mi hermana,” y ella también dijo: “El es mi hermano”? Con integridad de mi corazón y con limpieza de mis manos he hecho esto.

Dios le dijo en sueños: —Yo también sé que con integridad de tu corazón has hecho esto. Yo también te detuve de pecar contra mí, y no te permití que la tocases.

Ahora pues, devuelve la mujer a su marido, porque él es profeta y orará por ti, y tú vivirás. Y si no la devuelves, ten por cierto que morirás irremisiblemente, tú y todos los tuyos.

Entonces Abimelec se levantó muy de mañana, llamó a todos sus servidores y dijo todas estas palabras a oídos de ellos. Y los hombres temieron mucho.

Después Abimelec llamó a Abraham y le preguntó: —¿Qué nos has hecho? ¿En qué te he ofendido para que hayas traído sobre mí y sobre mi reino un pecado tan grande? Has hecho conmigo cosas que no debiste hacer.

—Dijo además Abimelec a Abraham—: ¿Qué has visto, para que hicieras esto?

Abraham respondió: —Porque pensé: “Seguramente no hay temor de Dios en este lugar y me matarán por causa de mi mujer.”

Y a la verdad, también es mi hermana. Ella es hija de mi padre, pero no de mi madre; así que la tomé por mujer.

Cuando Dios me hizo salir errante de la casa de mi padre, yo le dije a ella: “Este es el favor que tú me harás: En todos los lugares a los que lleguemos dirás de mí: El es mi hermano.”

Entonces Abimelec tomó ovejas y vacas, siervos y siervas; se los dio a Abraham y le devolvió a Sara su mujer.

Y le dijo Abimelec: —He aquí mi tierra está delante de ti. Habita donde bien te parezca.

A Sara le dijo: —He aquí que he dado 1.000 piezas de plata a tu hermano. He aquí que esto constituye para ti y para todos los que están contigo una venda a los ojos. Así eres totalmente vindicada.

Entonces Abraham oró a Dios, y Dios sanó a Abimelec y a su mujer y a sus siervas para que dieran a luz.

Porque Jehovah había cerrado por completo toda matriz en la casa de Abimelec a causa de Sara, mujer de Abraham.

5,074 visitas
Publicar una imagen aquí
  • Desde el PC
  • Desde una URL
Puedes publicar una imagen relacionada con "Abraham y Abimelec"  (jpg, gif, png)
Url (http://):
Tu nombre (opcional):





  Quiero recibir nuevos comentarios sobre éste tema por email



  


3 Comentarios sobre “Abraham y Abimelec”

  1. Edison Acosta opina:

    Es muy iportante respetar lo ajeno no desear a la mujer de otro hombre, esto dará mayor amor a Dios y bendecirá nuestros hogares.

    [contesta a Edison Acosta]

  2. Edison Acosta opina:

    Dios es poderoso, debemos respetar a las mujeres casadas, con esto daremos ejemplo a nuestros hijos.

    [contesta a Edison Acosta]

  3. ana dilia nivar opina:

    que dios esta aqui

    [contesta a ana dilia nivar]

Deja un Comentario

Para publicar videos YouTube: en URL cambiar "http" por "httpv"