Absalón se subleva contra David

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Libros Históricos > Segundo Libro de Samuel > Absalón se subleva contra David (10:15:1 - 10:16:23)

Aconteció después de esto que Absalón consiguió un carro, caballos y cincuenta hombres que corriesen delante de él.

Absalón se levantaba muy de mañana y se ponía de pie a un lado del camino que conduce a la puerta de la ciudad, y a todo el que tenía pleito e iba a juicio ante el rey, Absalón le llamaba y preguntaba: —¿De qué ciudad eres? El respondía: —Tu siervo es de una de las tribus de Israel

Entonces Absalón le decía: —Mira, tu causa es buena y justa. Pero no tienes quién te oiga de parte del rey.

—Y añadía Absalón—: ¡Quién me pusiera por juez en el país, para que viniera a mí todo el que tuviese pleito o causa, y yo le haría justicia!

Sucedía que cuando alguno se acercaba para postrarse ante él, éste extendía su mano, lo asía y lo besaba.

De esta manera hacía Absalón con todos los israelitas que iban al rey para juicio. Así robaba Absalón el corazón de los hombres de Israel.

Aconteció que después de cuatro años Absalón dijo al rey: —Permíteme ir a Hebrón a cumplir mi voto que hice a Jehovah.

Porque tu siervo hizo un voto cuando estaba en Gesur, en Siria, diciendo: “Si Jehovah me hace volver a Jerusalén, yo serviré a Jehovah.”

El rey le dijo: —Vé en paz. Entonces él se levantó y se fue a Hebrón.

Pero envió agentes secretos por todas las tribus de Israel, diciendo: “Cuando escuchéis el sonido de la corneta, diréis: ¡Absalón reina en Hebrón!”

Con Absalón fueron 200 hombres de Jerusalén, invitados por él. Ellos fueron inocentemente, sin tener conocimiento de nada.

Entonces, mientras ofrecía los sacrificios, Absalón mandó llamar a Ajitofel el gilonita, consejero de David, de Gilo su ciudad. La conspiración se hizo poderosa, y el pueblo que estaba de parte de Absalón seguía aumentando.

Un mensajero vino a David y dijo: —¡El corazón de los hombres de Israel se va tras Absalón!

Entonces David dijo a todos sus servidores que estaban con él en Jerusalén: —Levantaos, y huyamos, porque no podremos escapar ante Absalón. Daos prisa a partir, no sea que apresurándose nos alcance, eche sobre nosotros el mal y hiera la ciudad a filo de espada.

Los servidores del rey le dijeron: —He aquí que tus siervos estamos listos para todo lo que nuestro señor el rey decida.

El rey salió, y le siguió toda su familia; pero dejó a diez concubinas para que guardasen el palacio.

Salió, pues, el rey con toda la gente en pos de él, y se detuvieron en la casa más distante.

Todos sus servidores pasaban a su lado, con todos los quereteos y todos los peleteos. Y todos los geteos, 600 hombres que habían venido tras él desde Gat, pasaron delante del rey.

Entonces el rey dijo a Itai el geteo: —¿Para qué vienes tú también con nosotros? Vuelve y quédate con el rey, puesto que tú eres un extranjero y también un desterrado de tu lugar de origen.

Viniste sólo ayer. ¿Y he de hacer hoy que andes errante por ir con nosotros, mientras yo voy sin rumbo fijo? Vuélvete y haz volver a tus hermanos, y que la misericordia y la verdad sean contigo.

Pero Itai respondió al rey diciendo: —¡Vive Jehovah y vive mi señor el rey, que sea para muerte o sea para vida, dondequiera esté mi señor el rey, allí estará también tu siervo!

Entonces David dijo a Itai: —Ven, pues, y pasa adelante. Así pasó Itai el geteo, con todos sus hombres y todos sus pequeños que estaban con él.

Todo el mundo lloraba en alta voz, mientras toda la gente cruzaba. También cruzaron el arroyo de Quedrón el rey y toda la gente, rumbo al camino del desierto.

Y he aquí que también iba Sadoc, y con él todos los levitas que llevaban el arca del pacto de Dios. Ellos asentaron el arca de Dios, hasta que todo el pueblo terminó de salir de la ciudad. Entonces subió Abiatar.

El rey dijo a Sadoc: —Haz volver el arca de Dios a la ciudad; pues si hallo gracia ante los ojos de Jehovah, él me hará volver y me permitirá ver el arca y su morada.

Pero si dice: “No me agradas,” heme aquí; que él haga de mí lo que le parezca bien.

—Además, el rey dijo al sacerdote Sadoc—: ¿No eres tú un vidente? Regresa en paz a la ciudad, y regresen con vosotros vuestros dos hijos: tu hijo Ajimaas y Jonatán hijo de Abiatar.

Mirad, yo me detendré en las llanuras del desierto, hasta que venga palabra de parte de vosotros para informarme.

Entonces Sadoc y Abiatar devolvieron el arca de Dios a Jerusalén, y se quedaron allí.

Pero David subió la cuesta del monte de los Olivos; la subió llorando, con la cabeza cubierta y los pies descalzos. También todo el pueblo que estaba con él cubrió cada uno su cabeza, y lloraban mientras subían.

E informaron a David diciéndole: —Ajitofel está entre los que han conspirado con Absalón. Entonces David dijo: —Frustra, por favor, oh Jehovah, el consejo de Ajitofel.

Sucedió que cuando David llegó a la cumbre del monte donde se solía adorar a Dios, he aquí que Husai el arquita le salió al encuentro, con sus vestiduras rasgadas y tierra sobre su cabeza.

Entonces David le dijo: —Si vienes conmigo, me serás una carga.

Pero si vuelves a la ciudad y le dices a Absalón: “Oh rey, yo seré tu siervo; como he sido siervo de tu padre en el pasado, así seré ahora siervo tuyo,” entonces tú frustrarás a mi favor el consejo de Ajitofel.

¿No estarán allí contigo los sacerdotes Sadoc y Abiatar? Todo lo que oigas en la casa del rey se lo comunicarás a los sacerdotes Sadoc y Abiatar.

He aquí que están allí con ellos sus dos hijos, Ajimaas hijo de Sadoc y Jonatán hijo de Abiatar. Por medio de ellos me enviaréis información de todo lo que oigáis.”

Así Husai, amigo de David, llegó a la ciudad. Y Absalón entró en Jerusalén.

Cuando David pasó un poco más allá de la cumbre del monte, he aquí que Siba, criado de Mefiboset, salió a recibirle con un par de asnos aparejados, llevando 200 panes, 100 tortas de pasas, 100 frutas de verano y una tinaja de vino.

El rey preguntó a Siba: —¿Para qué traes esto? Siba respondió: —Los asnos son para que monte la familia del rey; los panes y la fruta, para que coman los jóvenes; y el vino es para que beban los que se cansen en el desierto.

El rey preguntó: —¿Dónde está el hijo de tu señor? Siba respondió al rey: —He aquí que él se ha quedado en Jerusalén, porque ha dicho: “Hoy la casa de Israel me devolverá el reino de mi padre.”

Entonces el rey dijo a Siba: —¡He aquí que es tuyo todo lo que pertenece a Mefiboset! Siba respondió: —Ante ti me postro; halle yo gracia ante tus ojos, oh mi señor el rey.

Al llegar el rey David a Bajurim, he aquí que salió de allí un hombre de la familia de la casa de Saúl, que se llamaba Simei hijo de Gera. Mientras salía, iba maldiciendo

y arrojando piedras a David y a todos los servidores del rey David; pero todo el pueblo y todos los hombres valientes estaban a su derecha y a su izquierda.

Simei decía maldiciéndole: —¡Fuera, fuera, hombre sanguinario y hombre perverso!

Jehovah ha hecho recaer sobre ti toda la sangre de la casa de Saúl, en cuyo lugar has reinado. Pero Jehovah ha entregado el reino en mano de tu hijo Absalón, y he aquí que estás en desgracia, porque eres un hombre sanguinario.

Entonces Abisai, hijo de Sarvia, preguntó al rey: —¿Por qué ha de maldecir este perro muerto a mi señor el rey? ¡Por favor, déjame pasar, y le cortaré la cabeza!

Pero el rey respondió: —¿Qué tengo yo con vosotros, hijos de Sarvia? Que maldiga; porque si Jehovah le ha dicho: “Maldice a David,” ¿quién le dirá: “¿Por qué haces esto?”

Entonces David dijo a Abisai y a todos sus servidores: —He aquí, mi hijo, que ha salido de mis entrañas, acecha mi vida. ¡Cuánto más ahora uno de Benjamín! Dejadle que maldiga, porque Jehovah se lo ha dicho.

Quizás Jehovah mirará mi aflicción, y me concederá Jehovah bienestar a cambio de sus maldiciones del día de hoy.

Mientras David y los suyos iban por el camino, Simei iba por la ladera del monte y paralelo a él, maldiciéndole, arrojando piedras frente a él y esparciendo polvo.

El rey y todo el pueblo que estaba con él llegaron fatigados, y descansaron allí.

Absalón y todo el pueblo, los hombres de Israel, entraron en Jerusalén; y Ajitofel estaba con él.

Sucedió que cuando Husai el arquita, amigo de David, llegó ante Absalón, Husai dijo a Absalón: —¡Viva el rey! ¡Viva el rey!

Absalón preguntó a Husai: —¿De esta manera expresas tu lealtad para con tu amigo? ¿Por qué no te fuiste con tu amigo?

Husai respondió a Absalón: —No. Yo seré de quien elijan Jehovah, este pueblo y todos los hombres de Israel; y con él me quedaré.

Además, ¿a quién voy yo a servir? ¿No es a su hijo? Como he servido a tu padre, así te serviré a ti.

Entonces Absalón dijo a Ajitofel: —Da tu consejo sobre lo que debemos hacer.

Y Ajitofel contestó a Absalón: —Unete a las concubinas de tu padre, que él dejó para guardar el palacio. Todo el pueblo de Israel oirá que te has hecho odioso a tu padre, y se fortalecerán las manos de todos los que están contigo.

Entonces instalaron una tienda para Absalón sobre la azotea, y él se unió a las concubinas de su padre a la vista de todo Israel.

En aquellos días el consejo que daba Ajitofel era como si alguien consultara la palabra de Dios. Así era considerado todo consejo de Ajitofel, tanto por David como por Absalón.

7,163 visitas
Publicar una imagen aquí
  • Desde el PC
  • Desde una URL
Puedes publicar una imagen relacionada con "Absalón se subleva contra David"  (jpg, gif, png)
Url (http://):
Tu nombre (opcional):





  Quiero recibir nuevos comentarios sobre éste tema por email



  


2 Comentarios sobre “Absalón se subleva contra David”

  1. mari opina:

    todo lo de dios me encanta

    [contesta a mari]

  2. José Manuel (josman) opina:

    No prospera rebelión alguna contra la voluntad de Jehova Dios todopoderoso, gran enseñanza nos da la vida y mandato del Gran Rey David de cuya descendencia es nuestro Señor y Salvador Jesucristo..Rey de Reyes y Señor de Señores..a El sea la gloria por siempre,
    Dios les bendiga abundantemente….

    [contesta a José Manuel (josman)]

Deja un Comentario

Para publicar videos YouTube: en URL cambiar "http" por "httpv"