Epístola de San Pablo a los Efesios

Ministerio de Pablo a los gentiles

Imagen Ministerio de Pablo a los gentiles 1

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Epístola de San Pablo a los Efesios > Ministerio de Pablo a los gentiles (49:3:1 - 49:3:13)

Por esta raz√≥n yo Pablo, prisionero de Cristo Jes√ļs a favor de vosotros los gentiles

Sin duda habéis oído de la administración de la gracia de Dios que me ha sido conferida en vuestro beneficio.

Por revelación me fue dado a conocer este misterio, como antes lo he escrito brevemente.

Por tanto, leyéndolo, podréis entender cuál es mi comprensión en el misterio de Cristo.

En otras generaciones, no se dio a conocer este misterio a los hijos de los hombres, como ha sido revelado ahora a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu,

a saber: que en Cristo Jes√ļs los gentiles son coherederos, incorporados en el mismo cuerpo y copart√≠cipes de la promesa por medio del evangelio.

De √©ste llegu√© a ser ministro, conforme a la d√°diva de la gracia de Dios que me ha sido conferida, seg√ļn la acci√≥n de su poder.

A mí, que soy menos que el menor de todos los santos, me ha sido conferida esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo

y para aclarar a todos cuál es la administración del misterio que desde la eternidad había estado escondido en Dios, quien creó todas las cosas.

Todo esto es para que ahora sea dada a conocer, por medio de la iglesia, la multiforme sabiduría de Dios a los principados y las autoridades en los lugares celestiales,

conforme al prop√≥sito eterno que realiz√≥ en Cristo Jes√ļs, nuestro Se√Īor.

En él tenemos libertad y acceso a Dios con confianza, por medio de la fe en él.

Por tanto, os pido que no os desaniméis por mis tribulaciones a vuestro favor, pues ellas son vuestra gloria.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


El amor que excede a todo conocimiento

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Epístola de San Pablo a los Efesios > El amor que excede a todo conocimiento (49:3:14 - 49:3:21)

Por esta razón doblo mis rodillas ante el Padre,

de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra,

a fin de que, conforme a las riquezas de su gloria, os conceda ser fortalecidos con poder por su Espíritu en el hombre interior;

para que Cristo habite en vuestros corazones por medio de la fe; de modo que, siendo arraigados y fundamentados en amor,

se√°is plenamente capaces de comprender, junto con todos los santos, cu√°l es la anchura, la longitud, la altura y la profundidad,

y de conocer el amor de Cristo que sobrepasa todo conocimiento; para que así seáis llenos de toda la plenitud de Dios.

Y a aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho m√°s abundantemente de lo que pedimos o pensamos, seg√ļn el poder que act√ļa en nosotros,

a √©l sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jes√ļs, por todas las generaciones de todas las edades, para siempre. Am√©n.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


La unidad del Espíritu

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Epístola de San Pablo a los Efesios > La unidad del Espíritu (49:4:1 - 49:4:16)

Por eso yo, prisionero en el Se√Īor, os exhorto a que and√©is como es digno del llamamiento con que fuisteis llamados:

con toda humildad y mansedumbre, con paciencia, soport√°ndoos los unos a los otros en amor;

procurando con diligencia guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz.

Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como habéis sido llamados a una sola esperanza de vuestro llamamiento.

Hay un solo Se√Īor, una sola fe, un solo bautismo,

un solo Dios y Padre de todos, quien es sobre todos, a través de todos y en todos.

Sin embargo, a cada uno de nosotros le ha sido conferida la gracia conforme a la medida de la d√°diva de Cristo.

Por esto dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad y dio dones a los hombres.

Pero esto de que subi√≥, ¬Ņqu√© quiere decir, a menos que hubiera descendido tambi√©n a las partes m√°s bajas de la tierra?

El que descendió es el mismo que también ascendió por encima de todos los cielos, para llenarlo todo.

Y él mismo constituyó a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, y a otros pastores y maestros,

a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,

hasta que todos alcancemos la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, hasta ser un hombre de plena madurez, hasta la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.

Esto, para que ya no seamos ni√Īos, sacudidos a la deriva y llevados a dondequiera por todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para enga√Īar, emplean con astucia las artima√Īas del error;

sino que, siguiendo la verdad con amor, crezcamos en todo hacia aquel que es la cabeza: Cristo.

De parte de él todo el cuerpo, bien concertado y entrelazado por la cohesión que aportan todas las coyunturas, recibe su crecimiento de acuerdo con la actividad proporcionada a cada uno de los miembros, para ir edificándose en amor.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


La nueva vida en Cristo

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Epístola de San Pablo a los Efesios > La nueva vida en Cristo (49:4:17 - 49:4:32)

Esto digo e insisto en el Se√Īor: que no os conduzc√°is m√°s como se conducen los gentiles, en la vanidad de sus mentes,

teniendo el entendimiento entenebrecido, alejados de la vida de Dios por la ignorancia que hay en ellos, debido a la dureza de su corazón.

Una vez perdida toda sensibilidad, se entregaron a la sensualidad para cometer √°vidamente toda clase de impurezas.

Pero vosotros no habéis aprendido así a Cristo,

si en verdad le hab√©is o√≠do y hab√©is sido ense√Īados en √©l, as√≠ como la verdad est√° en Jes√ļs.

Con respecto a vuestra antigua manera de vivir, despojaos del viejo hombre que est√° viciado por los deseos enga√Īosos;

pero renovaos en el espíritu de vuestra mente,

y vestíos del nuevo hombre que ha sido creado a semejanza de Dios en justicia y santidad de verdad.

Por lo tanto, habiendo dejado la mentira, hablad la verdad cada uno con su prójimo, porque somos miembros los unos de los otros.

Enojaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,

ni deis lugar al diablo.

El que robaba no robe más, sino que trabaje esforzadamente, haciendo con sus propias manos lo que es bueno, para tener qué compartir con el que tenga necesidad.

Ninguna palabra obscena salga de vuestra boca, sino la que sea buena para edificaci√≥n seg√ļn sea necesaria, para que imparta gracia a los que oyen.

Y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios en quien fuisteis sellados para el día de la redención.

Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritos y calumnia, junto con toda maldad.

Más bien, sed bondadosos y misericordiosos los unos con los otros, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Andad como hijos de luz

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Epístola de San Pablo a los Efesios > Andad como hijos de luz (49:5:1 - 49:5:20)

Por tanto, sed imitadores de Dios como hijos amados,

y andad en amor, como Cristo también nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros como ofrenda y sacrificio en olor fragante a Dios.

Pero la inmoralidad sexual y toda impureza o avaricia no se nombren m√°s entre vosotros, como corresponde a santos;

ni tampoco la conducta indecente, ni tonterías ni bromas groseras, cosas que no son apropiadas; sino más bien, acciones de gracias.

Porque esto lo sab√©is muy bien: que ning√ļn inmoral ni impuro ni avaro, el cual es id√≥latra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios.

Nadie os enga√Īe con vanas palabras, porque a causa de estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia.

Por eso, no seáis partícipes con ellos;

porque si bien en otro tiempo erais tinieblas, ahora sois luz en el Se√Īor. ¬°Andad como hijos de luz!

Pues el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad.

Aprobad lo que es agradable al Se√Īor

y no tengáis ninguna participación en las infructuosas obras de las tinieblas; sino más bien, denunciadlas.

Porque da verg√ľenza aun mencionar lo que ellos hacen en secreto.

Pero cuando son denunciadas, todas las cosas son puestas en evidencia por la luz; pues lo que hace que todo sea visible es la luz.

Por eso dice: “¬°Despi√©rtate, t√ļ que duermes, y lev√°ntate de entre los muertos, y te alumbrar√° Cristo!”

Mirad, pues, con cuidado, cómo os comportáis; no como imprudentes sino como prudentes,

redimiendo el tiempo, porque los días son malos.

Por tanto, no se√°is insensatos, sino comprended cu√°l es la voluntad del Se√Īor.

Y no os embriaguéis con vino, pues en esto hay desenfreno. Más bien, sed llenos del Espíritu,

hablando entre vosotros con salmos, himnos y canciones espirituales; cantando y alabando al Se√Īor en vuestros corazones;

dando gracias siempre por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Se√Īor Jesucristo;

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook