Primera epístola de San Pedro

Una esperanza viva

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Primera epístola de San Pedro > Una esperanza viva (60:1:3 - 60:1:12)

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Se√Īor Jesucristo, quien seg√ļn su grande misericordia nos ha hecho nacer de nuevo para una esperanza viva por medio de la resurrecci√≥n de Jesucristo de entre los muertos;

para una herencia incorruptible, incontaminable e inmarchitable, reservada en los cielos para vosotros

que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para la salvación preparada para ser revelada en el tiempo final.

En esto os alegráis, a pesar de que por ahora, si es necesario, estéis afligidos momentáneamente por diversas pruebas,

para que la prueba de vuestra fe‚ÄĒm√°s preciosa que el oro que perece, aunque sea probado con fuego‚ÄĒ sea hallada digna de alabanza, gloria y honra en la revelaci√≥n de Jesucristo.

A él le amáis, sin haberle visto. En él creéis; y aunque no lo veáis ahora, creyendo en él os alegráis con gozo inefable y glorioso,

obteniendo así el fin de vuestra fe, la salvación de vuestras almas.

Acerca de esta salvación han inquirido e investigado diligentemente los profetas que profetizaron de la gracia que fue destinada para vosotros.

Ellos escudri√Īaban para ver qu√© persona y qu√© tiempo indicaba el Esp√≠ritu de Cristo que estaba en ellos, quien predijo las aflicciones que hab√≠an de venir a Cristo y las glorias despu√©s de ellas.

A ellos les fue revelado que, no para sí mismos sino para vosotros, administraban las cosas que ahora os han sido anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas que hasta los ángeles anhelan contemplar.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Llamamiento a una vida santa

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Primera epístola de San Pedro > Llamamiento a una vida santa (60:1:13 - 60:2:3)

Por eso, con la mente preparada para actuar y siendo sobrios, poned vuestra esperanza completamente en la gracia que os es traída en la revelación de Jesucristo.

Como hijos obedientes, no os conforméis a las pasiones que antes teníais, estando en vuestra ignorancia.

Antes bien, así como aquel que os ha llamado es santo, también sed santos vosotros en todo aspecto de vuestra manera de vivir,

porque escrito est√°: Sed santos, porque yo soy santo.

Y si invoc√°is como Padre a aquel que juzga seg√ļn la obra de cada uno sin hacer distinci√≥n de personas, conduc√≠os en temor todo el tiempo de vuestra peregrinaci√≥n.

Tened presente que habéis sido rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual heredasteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles como oro o plata,

sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación.

El, a la verdad, fue destinado desde antes de la fundaci√≥n del mundo, pero ha sido manifestado en los √ļltimos tiempos por causa de vosotros.

Por medio de él creéis en Dios, quien lo resucitó de entre los muertos y le ha dado gloria; de modo que vuestra fe y esperanza estén en Dios.

Habiendo purificado vuestras almas en obediencia a la verdad para un amor fraternal no fingido, amaos los unos a los otros ardientemente y de corazón puro;

pues habéis nacido de nuevo, no de simiente corruptible sino de incorruptible, por medio de la palabra de Dios que vive y permanece.

Porque: Toda carne es como la hierba, y toda su gloria es como la flor de la hierba. La hierba se seca, y la flor se cae;

pero la palabra del Se√Īor permanece para siempre. Esta es la palabra del evangelio que os ha sido anunciada.

Habiendo pues dejado toda maldad, todo enga√Īo, hipocres√≠a, envidia y toda maledicencia,

desead como ni√Īos reci√©n nacidos la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezc√°is para salvaci√≥n;

puesto que hab√©is probado que el Se√Īor es bondadoso.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


La piedra viva

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Primera epístola de San Pedro > La piedra viva (60:2:4 - 60:2:8)

Acerc√°ndoos a √©l, la Piedra Viva‚ÄĒque fue ciertamente rechazada por los hombres, pero delante de Dios es elegida y preciosa‚ÄĒ,

también vosotros sed edificados como piedras vivas en casa espiritual para ser un sacerdocio santo, a fin de ofrecer sacrificios espirituales, agradables a Dios por medio de Jesucristo.

Por esto contiene la Escritura: He aquí, pongo en Sion la Piedra del ángulo, escogida y preciosa. Y el que cree en él jamás será avergonzado.

De manera que, para vosotros que creéis, es de sumo valor; pero para los que no creen: La piedra que desecharon los edificadores, ésta fue hecha cabeza del ángulo,

y: piedra de tropiezo y roca de escándalo. Aquéllos tropiezan, siendo desobedientes a la palabra, pues para eso mismo fueron destinados.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


El pueblo de Dios

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Primera epístola de San Pedro > El pueblo de Dios (60:2:9 - 60:2:10)

Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido, para que anunciéis las virtudes de aquel que os ha llamado de las tinieblas a su luz admirable.

Vosotros en el tiempo pasado no erais pueblo, pero ahora sois pueblo de Dios; no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Vivid como siervos de Dios

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Primera epístola de San Pedro > Vivid como siervos de Dios (60:2:11 - 60:2:25)

Amados, yo os exhorto como a peregrinos y expatriados, que os absteng√°is de las pasiones carnales que combaten contra el alma.

Tened una conducta ejemplar entre los gentiles, para que en lo que ellos os calumnian como a malhechores, al ver vuestras buenas obras, glorifiquen a Dios en el día de la visitación.

Estad sujetos a toda instituci√≥n humana por causa del Se√Īor; ya sea al rey como quien ejerce soberan√≠a,

o a los gobernantes como quienes han sido enviados por él para el castigo de los que hacen el mal y para la alabanza de los que hacen el bien.

Porque ésta es la voluntad de Dios: que haciendo el bien hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos.

Actuad como libres, y no como los que hacen de la libertad un pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios.

Honrad a todos; amad a los hermanos; temed a Dios; honrad al rey.

Siervos, estad sujetos con todo respeto a vuestros amos, no solamente a los que son buenos y comprensivos, sino también a los severos.

Porque esto es aceptable: si alguien soporta aflicción y padece injustamente por tener conciencia de Dios.

Porque, ¬Ņqu√© de notable hay si, cuando comet√©is pecado y sois abofeteados, lo soport√°is? Pero si lo soport√°is cuando hac√©is el bien y sois afligidos, esto s√≠ es aceptable delante de Dios.

Pues para esto fuisteis llamados, porque también Cristo sufrió por vosotros, dejándoos ejemplo para que sigáis sus pisadas.

El no cometi√≥ pecado, ni fue hallado enga√Īo en su boca.

Cuando le maldecían, él no respondía con maldición. Cuando padecía, no amenazaba, sino que se encomendaba al que juzga con justicia.

El mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero a fin de que nosotros, habiendo muerto para los pecados, vivamos para la justicia. Por sus heridas habéis sido sanados.

Porque erais como ovejas descarriadas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook