San Mateo

La generación perversa demanda señal

Imagen La generación perversa demanda señal 1
Enviado por [email protected]

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Evangelios > San Mateo > La generación perversa demanda señal (40:12:38 - 40:12:42)

Entonces le respondieron algunos de los escribas y de los fariseos, diciendo: —Maestro, deseamos ver de ti una señal.

El respondió y les dijo: —Una generación malvada y adúltera demanda señal, pero no le será dada ninguna señal, sino la señal del profeta Jonás.

Porque así como Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre del gran pez, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches.

Los hombres de Nínive se levantarán en el juicio contra esta generación y la condenarán, porque ellos se arrepintieron ante la proclamación de Jonás. ¡Y he aquí uno mayor que Jonás está en este lugar!

La reina del Sur se levantará en el juicio contra esta generación y la condenará, porque vino de los confines de la tierra para oír la sabiduría de Salomón. ¡Y he aquí uno mayor que Salomón está en este lugar!

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


El espíritu inmundo que vuelve

Imagen El espíritu inmundo que vuelve 1
Enviado por [email protected]

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Evangelios > San Mateo > El espíritu inmundo que vuelve (40:12:43 - 40:12:45)

Cuando el espíritu inmundo ha salido del hombre, anda por lugares secos buscando reposo, y no lo encuentra.

Entonces dice: “Volveré a mi casa de donde salí.” Cuando regresa, la halla desocupada, barrida y adornada.

Entonces va y trae consigo otros siete espíritus peores que él. Y después de entrar, habitan allí; y el estado final de aquel hombre llega a ser peor que el primero. Así también sucederá a esta perversa generación.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


La madre y los hermanos de Jesús

Imagen La madre y los hermanos de Jesús 1
Enviado por [email protected]

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Evangelios > San Mateo > La madre y los hermanos de Jesús (40:12:46 - 40:12:50)

Mientras todavía hablaba a la gente, he aquí su madre y sus hermanos estaban afuera, buscando hablar con él.

Y alguien le dijo: —Mira, tu madre y tus hermanos están afuera, buscando hablar contigo.

Pero Jesús respondió al que hablaba con él y dijo: —¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?

Entonces extendió su mano hacia sus discípulos y dijo: —¡He aquí mi madre y mis hermanos!

Porque cualquiera que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Parábola del sembrador

Imagen Parábola del sembrador 1
Enviado por [email protected]

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Evangelios > San Mateo > Parábola del sembrador (40:13:1 - 40:13:9)

Aquel día Jesús salió de la casa y se sentó junto al mar.

Y se le acercó mucha gente, de manera que él entró en una barca para sentarse, y toda la multitud estaba de pie en la playa.

Entonces les habló muchas cosas en parábolas, diciendo: “He aquí un sembrador salió a sembrar.

Mientras él sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la devoraron.

Y otra parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó rápidamente, porque la tierra no era profunda.

Pero cuando salió el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó.

Y otra parte cayó entre los espinos. Los espinos crecieron y la ahogaron.

Y otra parte cayó en buena tierra y dio fruto, una a ciento, otra a sesenta y otra a treinta por uno.

El que tiene oídos, que oiga.”

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Propósito de las parábolas

Imagen Propósito de las parábolas 1
Enviado por [email protected]

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Evangelios > San Mateo > Propósito de las parábolas (40:13:10 - 40:13:17)

Entonces se acercaron los discípulos y le dijeron: —¿Por qué les hablas por parábolas?

Y él respondiendo les dijo: —Porque a vosotros se os ha concedido conocer los misterios del reino de los cielos, pero a ellos no se les ha concedido.

Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.

Por esto les hablo por parábolas; porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni tampoco entienden.

Además, se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dice: De oído oiréis, y nunca entenderéis; y mirando miraréis, y nunca veréis.

Porque el corazón de este pueblo se ha vuelto insensible, y con los oídos han oído torpemente. Han cerrado sus ojos para que no vean con los ojos, ni oigan con los oídos, ni entiendan con el corazón, ni se conviertan. Y yo los sanaré.

Pero ¡bienaventurados vuestros ojos, porque ven; y vuestros oídos, porque oyen!

Porque de cierto os digo que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis y no lo vieron, y oír lo que oís y no lo oyeron.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook