Cántico de liberación de David

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Libros Históricos > Segundo Libro de Samuel > Cántico de liberación de David (10:22:1 - 10:22:51)

David dirigió a Jehovah las palabras de este cántico, el día que Jehovah le libró de mano de todos sus enemigos, y de mano de Saúl. El dijo:

“Jehovah es mi roca, mi fortaleza y mi libertador.

Dios es mi peña; en él me refugiaré. El es mi escudo, el poder de mi liberación, mi baluarte, mi refugio y mi salvador. Tú me salvas de la violencia.

“Invocaré a Jehovah, quien es digno de ser alabado, y seré librado de mis enemigos.

Ciertamente me rodearon las olas de la muerte, y los torrentes de la perversidad me atemorizaron.

Me rodearon las ligaduras del Seol; me confrontaron los lazos de la muerte.

“En mi angustia invoqué a Jehovah; invoqué a mi Dios. El oyó mi voz desde su templo, y mi clamor llegó a sus oídos.

“La tierra se estremeció y tembló; se conmovieron los cimientos de los cielos. Se estremecieron, porque él se airó.

Humo subió de su nariz; de su boca salió fuego consumidor, y carbones encendidos saltaban de él.

Inclinó los cielos y descendió; una densa oscuridad había debajo de sus pies.

Cabalgó sobre un querubín y voló; se remontó sobre las alas del viento.

Puso tinieblas alrededor de sí como su morada, oscuridad de aguas y densas nubes.

Por el resplandor de su presencia se encendieron carbones de fuego.

“Jehovah tronó desde los cielos; el Altísimo dio su voz.

Envió flechas y los dispersó; arrojó relámpagos y los desconcertó.

A la reprensión de Jehovah, por el soplo del aliento de su nariz, se hicieron visibles los lechos del mar, y se descubrieron los cimientos del mundo.

“Envió desde lo alto y me tomó; me sacó de las aguas caudalosas.

Me libró de mi poderoso enemigo y de los que me aborrecían, pues eran más fuertes que yo.

Se enfrentaron a mí el día de mi desgracia, pero Jehovah fue mi apoyo.

El me sacó a un lugar espacioso; me libró, porque se agradó de mí.

“Jehovah me ha pagado conforme a mi justicia; conforme a la limpieza de mis manos me ha recompensado.

Porque he guardado los caminos de Jehovah, y no me he apartado impíamente de mi Dios.

Porque delante de mí han estado todos sus juicios, y no he apartado de mí sus estatutos.

Fui íntegro para con él, y me guardé de mi maldad.

Por tanto, Jehovah me ha recompensado conforme a mi justicia, conforme a mi limpieza ante sus ojos.

“Con el misericordioso te muestras misericordioso, e íntegro con el hombre íntegro.

Con el limpio te muestras limpio, y eres sagaz con el perverso.

Salvas al pueblo humilde; pero tus ojos humillan a los altivos.

Ciertamente tú eres mi lámpara, oh Jehovah; Jehovah ilumina mis tinieblas.

Contigo desbarataré ejércitos; con mi Dios saltaré murallas.

“Perfecto es el camino de Dios; probada es la palabra de Jehovah. El es escudo a todos los que en él se refugian.

Porque, ¿quién es Dios fuera de Jehovah? ¿Quién es Roca fuera de nuestro Dios?

Dios es el que me ciñe de vigor, y hace perfecto mi camino.

Hace que mis pies sean ágiles como los del venado, y me mantiene firme sobre mis alturas.

Adiestra mis manos para la batalla; así mis brazos pueden tensar el arco de bronce.

“Me has dado el escudo de tu salvación; tu condescendencia me ha engrandecido.

Tú has ensanchado mis pasos debajo de mí, para que no tiemblen mis tobillos.

Perseguí a mis enemigos y los destruí; no volví sino hasta acabarlos.

Los consumí; los golpeé, y no pudieron levantarse; cayeron debajo de mis pies.

Me ceñiste de poder para la batalla; doblegaste a mis enemigos debajo de mí.

Hiciste que mis enemigos me dieran las espaldas, y destruí a los que me aborrecían.

Clamaron, pero no hubo quien los salvase. Clamaron a Jehovah, pero él no les respondió.

Los desmenucé como polvo de la tierra; los deshice como lodo de la calle y los aplasté.

“Tu me libraste de las contiendas de mi pueblo, y me guardaste como jefe de las naciones. Aun los pueblos que yo no conocía me sirvieron.

Los hijos de los extranjeros me adulaban; apenas oían de mí, me rendían obediencia.

Los hijos de los extranjeros se desvanecían y salían temblando de sus escondrijos.

“¡Viva Jehovah! ¡Bendita sea mi Roca! Sea ensalzado Dios, la roca de mi salvación,

el Dios que ejecuta mi venganza; somete a los pueblos debajo de mí

y me aparta de mis enemigos. Tú me has enaltecido sobre mis adversarios, y me has librado del hombre violento.

Por eso te confesaré entre las naciones, oh Jehovah, y cantaré salmos a tu nombre.

“El engrandece las victorias de su rey y muestra misericordia a su ungido: a David y a sus descendientes, para siempre.”

2,512 visitas
Publicar una imagen aquí
  • Desde el PC
  • Desde una URL
Puedes publicar una imagen relacionada con "Cántico de liberación de David"  (jpg, gif, png)
Url (http://):
Tu nombre (opcional):





  Quiero recibir nuevos comentarios sobre éste tema por email



  


Deja un Comentario

Para publicar videos YouTube: en URL cambiar "http" por "httpv"