Castigo de las naciones vecinas

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Libros Proféticos > Zacarías > Castigo de las naciones vecinas (38:9:1 - 38:9:8)

Profecía: La palabra de Jehovah contra la tierra de Hadrac y Damasco, el lugar de su reposo. Porque a Jehovah pertenecen el ojo del hombre y todas las tribus de Israel;

también Hamat, que colinda con ella; y Tiro y Sidón, aunque se hayan hecho muy sabias.

Tiro se edificó una fortaleza y acumuló plata como el polvo, y oro como el lodo de las calles.

Pero he aquí que el Señor se apoderará de ella y destruirá en el mar su poderío, y ella será consumida con fuego.

“Ascalón lo verá y temerá. Gaza también temblará en gran manera; lo mismo Ecrón, porque su esperanza ha sido avergonzada. Dejará de haber rey en Gaza, y Ascalón no será habitada.

En Asdod se sentará un bastardo, y destruiré la soberbia de los filisteos.

Apartaré la sangre de su boca y las abominaciones de sus dientes. El será también convertido en un remanente para nuestro Dios, y será como una familia más en Judá. Y Ecrón será como el jebuseo.

Yo defenderé mi casa del que acampa, del que pasa y del que vuelve. El opresor no pasará más sobre ellos, porque ahora yo vigilo por ella con mis propios ojos.”

534 visitas
Publicar una imagen aquí
  • Desde el PC
  • Desde una URL
Puedes publicar una imagen relacionada con "Castigo de las naciones vecinas"  (jpg, gif, png)
Url (http://):
Tu nombre (opcional):





  Quiero recibir nuevos comentarios sobre éste tema por email



  


Deja un Comentario

Para publicar videos YouTube: en URL cambiar "http" por "httpv"