Curación de un cojo

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Hechos > Curación de un cojo (44:3:1 - 44:3:10)

Pedro y Juan subían al templo a la hora de la oración, la hora novena.

Y era traído cierto hombre que era cojo desde el vientre de su madre. Cada día le ponían a la puerta del templo que se llama Hermosa, para pedir limosna de los que entraban en el templo.

Este, al ver a Pedro y a Juan que iban a entrar en el templo, les rogaba para recibir una limosna.

Entonces Pedro, juntamente con Juan, se fijó en él y le dijo: —Míranos.

El les prestaba atención, porque esperaba recibir algo de ellos.

Pero Pedro le dijo: —No tengo ni plata ni oro, pero lo que tengo te doy. En el nombre de Jesucristo de Nazaret, ¡levántate y anda!

Le tomó de la mano derecha y le levantó. De inmediato fueron afirmados sus pies y tobillos,

y de un salto se puso de pie y empezó a caminar. Y entró con ellos en el templo, caminando, saltando y alabando a Dios.

Todo el pueblo le vio caminando y alabando a Dios.

Reconocían que él era el mismo que se sentaba para pedir limosna en la puerta Hermosa del templo, y se llenaron de asombro y de admiración por lo que le había acontecido.

5,857 visitas
Publicar una imagen aquí
  • Desde el PC
  • Desde una URL
Puedes publicar una imagen relacionada con "Curación de un cojo"  (jpg, gif, png)
Url (http://):
Tu nombre (opcional):





  Quiero recibir nuevos comentarios sobre éste tema por email



  


2 Comentarios sobre “Curación de un cojo”

  1. susamna opina:

    esta muy bien este material

    [contesta a susamna]

  2. Marola opina:

    ¿por qué la puerta era llamada Hermosa?

    [contesta a Marola]

Deja un Comentario

Para publicar videos YouTube: en URL cambiar "http" por "httpv"