El año de reposo de la tierra y el año del jubileo

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Pentateuco > Levítico > El año de reposo de la tierra y el año del jubileo (3:25:1 - 3:25:55)

Jehovah habló a Moisés en el monte Sinaí, diciendo:

“Habla a los hijos de Israel y diles que cuando hayáis entrado en la tierra que yo os daré, la tierra tendrá reposo para Jehovah.

Seis años sembrarás tu tierra, seis años podarás tu viña y recogerás sus frutos.

Pero el séptimo año será para la tierra un completo descanso, sábado consagrado a Jehovah. No sembrarás tu tierra ni podarás tu viña.

No segarás lo que brote de por sí en tu campo segado, y no vendimiarás las uvas de tus vides no podadas. Será para la tierra un año sabático.

Pero lo que la tierra dé durante su reposo será alimento para ti, para tu siervo, para tu sierva, para tu jornalero y para el forastero que resida contigo.

Todo su fruto servirá de comida a tu ganado y a los animales que hay en tu tierra.

“Después contarás siete semanas de años, es decir, siete veces siete años, de modo que el tiempo de las siete semanas de años te serán cuarenta y nueve años.

Entonces harás resonar la corneta el día 10 del mes séptimo. En el día de la Expiación haréis resonar la corneta por todo vuestro país.

Santificaréis el año cincuenta y pregonaréis en el país libertad para todos sus habitantes. Este año os será de jubileo; volveréis cada uno a la posesión de su tierra, y cada uno de vosotros volverá a su familia.

El año cincuenta os será de jubileo; no sembraréis, ni segaréis lo que de por sí brote en la tierra, y no vendimiaréis sus viñedos no cultivados.

Porque es jubileo, os será santo, y comeréis el producto que la tierra da de sí.

En este año de jubileo volveréis, cada uno a su posesión.

“Si vendéis algo a vuestro prójimo o compráis algo de mano de vuestro prójimo, nadie engañe a su hermano.

Conforme al número de años transcurridos después del jubileo, comprarás de tu prójimo; y conforme al número de cosechas anuales, él te venderá a ti.

De acuerdo con el mayor número de años, aumentarás su precio de compra; y conforme a la disminución de los años, disminuirás su precio de compra; porque es el número de cosechas lo que él te vende.

“Ninguno de vosotros oprima a su prójimo. Más bien, teme a tu Dios, porque yo soy Jehovah vuestro Dios.

Cumplid, pues, mis estatutos; guardad mis decretos y cumplidlos, y habitaréis en la tierra seguros.

La tierra dará su fruto, y comeréis hasta saciaros y habitaréis en ella con seguridad. de plata.

“Al hombre de 60 años para arriba lo valorarás en 15 siclos, y a la mujer en 10 siclos.

“Si la persona es más pobre que lo que permite tu valoración, comparecerá ante el sacerdote, y éste la valorará; conforme a la posibilidad del que hace el voto la valorará el sacerdote.

“Si se trata de un animal que se puede presentar como sacrificio a Jehovah, todo lo que de él se dé a Jehovah será sagrado.

No será cambiado ni sustituido uno bueno por uno malo, ni uno malo por uno bueno. Si se cambia un animal por otro, éste y el sustituido serán sagrados.

Si se trata de algún animal inmundo, que no se puede presentar como sacrificio a Jehovah, entonces el animal será puesto delante del sacerdote.

Este lo valorará según sea bueno o malo; según el sacerdote lo valore, así será.

Y si uno quiere rescatarlo, añadirá una quinta parte a tu valoración.

“Cuando alguien consagre su casa como cosa sagrada a Jehovah, el sacerdote la valorará según sea buena o mala; según el sacerdote la valore, así quedará.

Pero si el que consagró su casa la quiere rescatar, añadirá a tu valoración una quinta parte de su valor; y será suya.

“Si alguien consagra a Jehovah un campo de su posesión, lo valorarás según su capacidad de siembra: un homer de semilla de cebada se valorará en 50 siclos de plata.

Si consagra su campo en el año del jubileo, se hará conforme a tu valoración.

Pero si consagra su campo después del jubileo, el sacerdote hará el cálculo del dinero conforme a los años que falten para el año del jubileo, y se restará de tu valoración.

Si el que ha consagrado su campo quiere rescatarlo, añadirá a tu valoración una quinta parte de su valor, y él volverá a su poder.

Pero si no rescata el campo y éste es vendido a otro, no lo podrá rescatar jamás.

Cuando pase el jubileo, el campo será consagrado a Jehovah como campo confiscado; será para el sacerdote como posesión suya.

“Si alguien consagra a Jehovah un campo que ha comprado y que no era campo de su posesión,

entonces el sacerdote calculará con él la suma de tu valoración hasta el año del jubileo. Aquel día él pagará el precio que tú hayas señalado como cosa consagrada a Jehovah.

El año del jubileo ese campo volverá a aquel de quien él lo compró, a quien pertenece la posesión de la tierra.

Todo lo valorarás de acuerdo con el siclo del santuario. (El siclo tiene 20 geras.)

“Nadie consagrará el primerizo de los animales, ya que por ser primerizo pertenece a Jehovah. Sea ternero o cordero, es de Jehovah.

Pero si es animal inmundo, lo rescatarán conforme a tu valoración y añadirán a su valor una quinta parte. Si no lo rescatan, se venderá conforme a tu valoración.

“No se venderá ni se rescatará ninguna cosa que alguien haya dedicado por completo a Jehovah, de todo lo que posee, trátese de personas, de animales o de los campos de su posesión. Todo lo dedicado por completo será cosa muy sagrada a Jehovah.

“Ninguna persona bajo anatema podrá ser rescatada. Morirá irremisiblemente.

“Todos los diezmos de la tierra, tanto de la semilla de la tierra como del fruto de los árboles, pertenecen a Jehovah. Es cosa sagrada a Jehovah.

Si alguno quiere rescatar algo de sus diezmos, añadirá una quinta parte a su valor.

Todo diezmo del ganado vacuno o del rebaño, de todo lo que pase bajo el cayado, el décimo será consagrado a Jehovah.

No lo examinará si es bueno o malo, ni lo sustituirá. Si lo sustituye, el animal y su sustituto serán sagrados; no podrán ser rescatados.”

Estos son los mandamientos que Jehovah ordenó a Moisés para los hijos de Israel, en el monte Sinaí.

Moisés, Aarón y toda la congregación de los hijos de Israel hicieron con los levitas conforme a todo lo que Jehovah había mandado a Moisés acerca de los levitas. Así hicieron con ellos los hijos de Israel.

Los levitas se purificaron de pecado y lavaron sus vestiduras. Luego Aarón los presentó como ofrenda mecida delante de Jehovah, y Aarón hizo expiación por ellos para purificarlos.

Después de esto, entraron los levitas para servir en el tabernáculo de reunión delante de Aarón y de sus hijos. Conforme a lo que Jehovah había mandado a Moisés acerca de los levitas, así hicieron con ellos.

Entonces Jehovah habló a Moisés diciendo:

“Esto es lo que concierne a los levitas: De 25 años para arriba entrarán a prestar servicio en el trabajo del tabernáculo de reunión.

A partir de los 50 años volverán de su servicio, y nunca más prestarán servicio.

Asistirán a sus hermanos en el cumplimiento de sus obligaciones en el tabernáculo de reunión, pero no realizarán el servicio. Así harás con los levitas en cuanto a sus obligaciones.”

7,337 visitas
Publicar una imagen aquí
  • Desde el PC
  • Desde una URL
Puedes publicar una imagen relacionada con "El año de reposo de la tierra y el año del jubileo"  (jpg, gif, png)
Url (http://):
Tu nombre (opcional):





  Quiero recibir nuevos comentarios sobre éste tema por email



  


3 Comentarios sobre “El año de reposo de la tierra y el año del jubileo”

  1. Esther Coleman opina:

    Donde puedo conseguir Todas las bendiciones del Jubileo Judio, para un estudio en la iglesia, donde asisto es una iglesia que practica la santidad.

    [contesta a Esther Coleman]

  2. Nathaniel D. Mendoza opina:

    Para Esther Coleman:

    Usted Preguntó: Donde puedo conseguir Todas las bendiciones del Jubileo Judio, para un estudio en la iglesia, donde asisto es una iglesia que practica la santidad.

    Mi Rpta: Yo creo que todas las iglesias le dirían que practican la santidad. Me gustaria preguntarle a que iglesia usted asiste? Para poder darle una respuesta más apropiada, necesito que me diga a que iglesia o creencia usted pertenece. Si no desea darla públicamente, póngase en contacto con su servidor al: [email protected]

    Bendiciones

    [contesta a Nathaniel D. Mendoza]

  3. Nathaniel D. Mendoza opina:

    Para Todo Aquel Que Le Interesa:
    Estos datos los conseguí de libros como Encyclopedias y otros libros y los escribí para que ustedes se enteraran de lo que sucedió y de lo que se espera. Le aconsejo que se agarre de la mano de Dios y escrudiñemos para que no seamos guiados como ciegos por los mismos ciegos de este siglo. En aquel dia no vamos a tener ninguna excusa. De modo que hágalo en el Nombre del Señor.

    ¿Dios Es Una Trinidad?
    Introducción: “Mas alábase en esto el que se hubiere de alabar: En entenderme y conocerme ….” (Jeremías 9:24).
    ¿Qué es la naturaleza del verdadero Dios de la Biblia? ¿Es Dios una Trinidad? La Trinidad es una de la corriente principal de la doctrina del cristianismo más ampliamente que ha sido aceptado y venerado. La creencia de que Dios es tres personas que coexisten en un ser o sustancia, como a menudo se define la doctrina, y es celebrada por millones de católicos, protestantes y ortodoxos creyentes.
    La Enciclopedia católica llama a esta creencia “la doctrina central de la fe cristiana” (edición 1912). Sin embargo, como veremos, ha sido una fuente de mucha confusión. Las escrituras claramente habla de un Dios que es llamado el padre, Jesucristo, quien es llamado el hijo de Dios y un Espíritu Santo divino. Pero ¿cómo realmente define y describe los tres la Biblia?
    Muchas fuentes autorizadas reconocen la dificultad de entender la doctrina de la Trinidad. El teólogo Jesuita Alemán Karl Rahner admite, “el dogma de la Trinidad es un misterio absoluto que no entendemos aún después de que ha sido revelado” (la Trinidad, 1986, p. 50, énfasis en el original).
    Edmund Fortman, otro erudito jesuita, reconoce: “la doctrina del Dios Trino que es misteriosa en su origen y su contenido. Es una doctrina que gira sobre un misterio que ha fascinado y desafiado la mente de los hombres por los siglos. Hoy está siendo cuestionada por muchos como incomprensible e irrelevante para el hombre moderno en su formulación tradicional y presentación”(el Dios uno y Trino: un estudio histórico de la doctrina de la Trinidad, 1972, p. xxv-xxvi).
    Estos son de admisión sorprendente acerca de la Trinidad—”un misterio absoluto,” “misterioso en su origen y en su contenido”, “imposible para que los cristianos realmente entiendan”, “ininteligible”, “mal entendido,” “presenta paradojas extrañas” y “muy disputado”. ¿Esto realmente suena como una doctrina para fundamentar nuestra fe y salvación—especialmente cuando Pablo claramente nos dice en 1 Corintios 14:33 que “Dios no es el autor de confusión”?

    ¿Es Biblico La Trinidad?
    “Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren” (Juan 4:24).
    Muchas personas asumen que Dios el Padre, Jesucristo el Hijo y el Espíritu Santo, constituyen lo que comúnmente se conoce como la Trinidad. La doctrina de la Trinidad se resume generalmente como una creencia donde existen tres personas distintas pero iguales. Pero se da cuenta de que, aunque es una suposición común entre muchas personas religiosas sinceras, la palabra Trinidad no entró en uso común como un término religioso hasta siglos después de que terminaron los últimos libros de la Biblia—mucho después de que los apóstoles de Cristo murieran!
    Note esta admisión del Nuevo Diccionario de la Biblia: “el término ‘Trinidad’ no se encuentra en la Biblia. Primero fue utilizado por Tertuliano a finales del siglo II, pero recibió gran reconocimiento [uso común en la discusión intelectual] y aclaración formal [clarificación] sólo en los siglos 4 y 5″(1996,”Trinidad”).
    Esa misma fuente pasa a explicar que “la doctrina formal de la Trinidad fue el resultado de varios intentos inadecuados para explicar quién y lo que el Dios cristiano es realmente… Para hacer frente a estos problemas los Padres de la Iglesia se reunieron en [A.D.] 325 en el Concilio de Nicea para establecer una definición bíblica ortodoxa acerca de la identidad divina.” Sin embargo, no fue hasta el 381, “en el Concilio de Constantinopla, [que] se afirma la Divinidad del Espíritu”.
    Vemos entonces, que la doctrina de la Trinidad no fue formalizada hasta mucho después de que la Biblia fuera terminada y los apóstoles estaban ya muertos en sus tumbas. Pasaron siglos para que los teólogos más tarde arreglaran lo que creían y formularan la creencia de la Trinidad!
    ¿Por qué incluso aquellos que creen en la Trinidad resulta tan difícil de explicar? La respuesta es simple pero impactante: es porque la Biblia no lo enseña! Uno no puede demostrar o explicar algo de la Biblia que no es bíblico. La Biblia es nuestra fuente confiable de la revelación divina. Y la verdad, como veremos, es que el concepto de la Trinidad simplemente no es parte de la revelación de Dios al género humano.
    La Encyclopedia HarperCollins de Estados del Catolicismo: “hoy, sin embargo, los eruditos generalmente están de acuerdo que no hay ninguna doctrina de la Trinidad en el Antiguo Testamento o en el Nuevo Testamento. Van mucho más lejos de la intención y formas de pensamiento del Antiguo Testamento para suponer que una doctrina cristiana de finales del siglo IV o del siglo XIII se puede encontrar allí. Además, el NT no contiene una doctrina explícita de la Trinidad”.
    La Nueva Encyclopedia Británica, en su artículo sobre la Trinidad, explica: “Ni la palabra Trinidad ni la doctrina explícita aparece en el Nuevo Testamento. La doctrina se desarrolló gradualmente durante varios siglos y a través de muchas controversias. No fue hasta el siglo IV que la distinción de las tres y su unidad fueron reunidos en una sola doctrina ortodoxa de una esencia y tres personas” (edición de 1985, Micropaedia, Vol. 11, p. 928).
    Martin Lutero, el sacerdote alemán que inició la reforma protestante, admitió: “Es cierto que el nombre ‘Trinidad’ no se encuentra en las Sagradas Escrituras, pero ha sido concebida e inventada por el hombre” (reproducido en los sermones de Martin Luther, John Lenker, editor, Vol. 3, 1988, p. 406).
    El Compañero de Oxford de la Biblia dice: “Porque la Trinidad es una parte tan importante de la doctrina cristiana, llama la atención que el término no aparece en el Nuevo Testamento. Asimismo, el concepto desarrollado de tres personas co-iguales en la Deidad encontrado más tarde formulan creedales que no pueden ser claramente detectadas dentro de los límites del CANON [es decir, la actual Escritura] “(Bruce Metzger y Michael Coogan, editores, 1993, “Trinidad,” p. 782).
    El Profesor Charles Ryrie, en su respetado trabajo de teología básica, escribe: “Muchas doctrinas son aceptadas por los evangélicos como claramente enseñadas en las Escrituras por las cuales no hay textos de prueba. La doctrina de la Trinidad equipa el mejor ejemplo de esto. Es justo decir que la Biblia no enseña claramente la doctrina de la Trinidad. De hecho, no hay siquiera un texto de prueba, que por prueba de texto damos a entender un versículo o pasaje que ‘claramente’ afirma que hay un Dios quien existe en tres personas”(1999, p. 89).
    Ryrie continúa diciendo: “las ilustraciones anteriores demuestran la falacia de la conclusión de que si algo no es prueba de texto en la Biblia, no podemos claramente enseñar los resultados. Si fuera así, no podría nunca enseñar la doctrina de la Trinidad”(p. 90).
    Millard Erickson, profesor de Teología en el Seminario Teológico Bautista del Sudoeste, escribe que la Trinidad “no es claramente o explícitamente enseñada en cualquier lugar de las Escrituras, sin embargo, es ampliamente considerado como una doctrina central, indispensable para la fe cristiana. En este sentido, es contrario a lo que es virtualmente un axioma de la doctrina bíblica, es decir, que existe una correlación directa entre la claridad de las Escrituras de una doctrina y su crucialidad a la fe y la vida de la iglesia.
    En vista de la dificultad del tema y la gran cantidad de esfuerzo realizado para mantener esta doctrina, podemos bien preguntarnos qué podría justificar todo este problema” (Dios en tres personas: una interpretación contemporánea de la Trinidad, 1995, p. 12).
    El Profesor Erickson nos afirma que la enseñanza de la Trinidad “no está presente en el pensamiento bíblico, pero se presentó cuando se presionó al pensamiento bíblico de este extranjero molde [de los conceptos griegos]. Así, la doctrina de la Trinidad va más allá e incluso distorsiona lo que la Biblia dice acerca de Dios” (p. 20).
    El profesor Erickson señala más adelante: “Se afirma que la doctrina de la Trinidad es una doctrina muy importante, crucial y aún básica. Si es el caso, ¿no debería ser un lugar más claro, directo y explícitamente indicado en la Biblia? Si esta es la doctrina constituída sobre todo la singularidad del cristianismo, ¿Cómo puede solamente ser implícada en la revelación bíblica? …Aquí es una cuestión aparentemente crucial donde las Escrituras no hablan fuerte y claro.
    “Respuesta directa, poco se puede hacer a este cargo. Es poco probable que cualquier texto de la Escritura puede ser demostrado para enseñar la doctrina de la Trinidad de una manera clara, directa e inequívoca” (pp. 108-109).
    Puesto que la Trinidad no se encuentra en la Biblia, como muchos eruditos y teólogos admiten, como llegó a ser visto ¿como puede ser una enseñanza tan importante?
    Profesores de teología Roger Olson y Christopher Hall explican parte del rompecabezas en su libro “La Trinidad”: “es comprensible que la importancia puesta a esta doctrina es desconcertante para muchos cristianos y estudiantes laicos. En ninguna parte claramente e inequívoca lo indica en la Escritura… ¿Cómo puede ser tan importante si no se indica explícitamente en las Escrituras?
    La mayoría de la gente asume que todo lo que lleva la etiqueta de “Cristiano” debe haberse originado con Jesucristo y sus primeros seguidores. Pero definitivamente no es el caso. Todo lo que tenemos que hacer es buscar en las palabras de Jesucristo y sus apóstoles para ver que esto claramente no es cierto.
    El récord histórico muestra que, así como Jesús y los escritores del Nuevo Testamento predichos, varias ideas heréticas y profesores levantaron desde dentro de la iglesia primitiva e infiltraron sin algo. Mismo Cristo advirtió a sus seguidores: “Mirad que nadie os engañe porque muchos vendrán en mi nombre… Y engañarán a muchos” (Mateo 24:4-5).
    Apenas dos décadas después de la muerte de Cristo y la resurrección, el apóstol Pablo escribió que muchos creyentes estaban ya “alejándose… a un evangelio diferente” (Gálatas 1:6). Él escribió que se vio obligado a lidiar con “falsos apóstoles, trabajadores engañosos” que fueron fraudulentamente “transformándose en apóstoles de Cristo” (2 Corintios 11:13).
    No pasó mucho tiempo antes de que los verdaderos siervos de Dios se convirtieran en una minoría entre los que se autodenominan cristianos. Una religión muy diferente, ahora comprometida con muchos conceptos y prácticas arraigadas en el antiguo paganismo (tal mezcla de creencias religiosas, siendo conocidas como sincretismo, común en el imperio romano durante ese tiempo), se apoderaron y transformaron la fe fundada por Jesucristo.
    Este fue el escenario en que surgió la doctrina de la Trinidad. La iglesia verdadera fue en gran parte ausente de la escena, después de haber sido impulsado escapando de la persecución mortal donde muchos de los cristianos fueron asesinados y quemados en el Coliseo Romano porque no aceptaron sus creencias y por lo tanto fueron acusados como herejes.

    Bendiciones

    [contesta a Nathaniel D. Mendoza]

Deja un Comentario

Para publicar videos YouTube: en URL cambiar "http" por "httpv"