Eliseo y el sitio de Samaria

Imagen Eliseo y el sitio de Samaria 1

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Libros Históricos > Segundo Libro de Reyes > Eliseo y el sitio de Samaria (12:6:24 - 12:7:20)

Aconteció después de esto que Ben-hadad, rey de Siria, reunió todo su ejército, y subió y sitió a Samaria.

Y he aquí que mientras la tenían sitiada, había mucha hambre en Samaria, tanto que la cabeza de un asno era vendida por 80 siclos de plata, y la cuarta parte de un cab de estiércol de paloma por 5 siclos de plata.

Sucedió que cuando el rey de Israel pasaba por el muro, una mujer gritó diciéndole: —¡Socórreme, oh mi señor el rey!

El dijo: —Si no te socorre Jehovah, ¿de dónde te he de socorrer yo? ¿De la era, o del lagar?

—El rey añadió—: ¿Qué quieres? Ella respondió: —Esta mujer me dijo: “Entrega tu hijo para que lo comamos hoy, y mañana comeremos el mío.”

Cocimos, pues, a mi hijo y lo comimos. Al día siguiente yo le dije a ella: “Entrega tu hijo para que lo comamos.” Pero ella ha escondido a su hijo.

Sucedió que cuando el rey oyó las palabras de la mujer, rasgó sus vestiduras y pasaba así por el muro. Entonces el pueblo miró, y he aquí que debajo llevaba cilicio sobre su cuerpo.

Imagen Eliseo y el sitio de Samaria 2

Luego dijo: —¡Así me haga Dios y aun me añada, si la cabeza de Eliseo hijo de Safat queda hoy en su lugar!

Eliseo estaba sentado en su casa, y los ancianos estaban sentados con él, cuando el rey envió a uno de sus hombres. Pero antes que el mensajero llegase a él, Eliseo dijo a los ancianos: —¿Veis cómo este hijo de homicida envía para que me quiten la cabeza? Mirad, pues, y cuando llegue el mensajero, cerrad la puerta e impedidle la entrada. ¿No se oye tras él el ruido de los pasos de su señor?

Mientras él estaba hablando con ellos, he aquí que el mensajero descendía hacia él y dijo: “¡Ciertamente este mal proviene de Jehovah! ¿Qué puedo aún esperar de Jehovah?”

Entonces Eliseo dijo: —Oíd la palabra de Jehovah: Así ha dicho Jehovah: “Mañana a estas horas, en la puerta de Samaria, se venderá una medida de harina refinada por un siclo, y dos medidas de cebada por un siclo.”

El comandante, en cuyo brazo se apoyaba el rey, respondió al hombre de Dios y dijo: —He aquí, aun cuando Jehovah hiciese ventanas en los cielos, ¿sería esto posible? Y él dijo: —¡He aquí que tú lo verás con tus ojos, pero no comerás de ello!

Había cuatro hombres leprosos a la entrada de la puerta de la ciudad, los cuales se dijeron unos a otros: —¿Para qué nos quedamos aquí hasta morir?

Si decimos: “Entremos en la ciudad,” el hambre está en la ciudad, y moriremos allí; y si nos quedamos aquí, también moriremos. Ahora pues, vayamos y pasemos al campamento de los sirios. Si nos conceden la vida, viviremos; y si nos matan, moriremos.

Al anochecer se levantaron para ir al campamento de los sirios. Y cuando llegaron a un extremo del campamento de los sirios, he aquí que no había nadie allí.

Porque el Señor había hecho que en el campamento de los sirios se oyera el estruendo de carros, el estruendo de caballos y el estruendo de un gran ejército, y se dijeron unos a otros: “He aquí, el rey de Israel ha contratado contra nosotros a los reyes de los heteos y a los reyes de los egipcios para que vengan contra nosotros.”

Así que se habían levantado y huido al anochecer dejando sus tiendas, sus caballos, sus asnos y el campamento intacto. Y habían huido para salvar sus vidas.

Cuando estos leprosos llegaron al extremo del campamento, entraron en una tienda, comieron y bebieron y tomaron de allí plata, oro y ropa; y fueron y los escondieron. Luego regresaron y entraron en otra tienda; también de allí tomaron, y fueron y lo escondieron.

Luego se dijeron unos a otros: —No estamos haciendo bien. Hoy es día de buenas nuevas, y nosotros estamos callados. Si esperamos hasta la luz de la mañana, nos alcanzará la maldad. Ahora pues, vayamos, entremos y demos la noticia a la casa del rey.

Entonces fueron y dieron voces a los porteros de la ciudad, y les informaron diciendo: —Fuimos al campamento de los sirios, y he aquí que no había nadie, ni la voz de nadie, sino sólo caballos y asnos atados; y las tiendas estaban intactas.

Los porteros lo proclamaron y lo anunciaron dentro de la casa del rey.

Entonces el rey se levantó de noche y dijo a sus servidores: —Yo os diré lo que nos han hecho los sirios: Ellos saben que tenemos hambre y han salido de sus tiendas para esconderse en el campo diciendo: “Cuando salgan de la ciudad, los prenderemos vivos y entraremos en la ciudad.”

Entonces intervino uno de sus servidores y dijo: —Que se tomen cinco de los caballos que han quedado en la ciudad (a los que quedan les sucederá como a toda la multitud de Israel que ha quedado en ella; les sucederá como a toda la multitud de Israel que ya ha perecido), y mandemos a ver.

Tomaron, pues, dos carros tirados por caballos; y el rey envió mensajeros tras el ejército de los sirios, diciéndoles: —Id y ved.

Fueron tras ellos hasta el Jordán, y he aquí que todo el camino estaba lleno de prendas de vestir y equipo que los sirios habían arrojado en su apresuramiento. Los mensajeros volvieron e informaron al rey.

Entonces el pueblo salió y saqueó el campamento de los sirios. Y sucedió que se vendía una medida de harina refinada por un siclo, y dos medidas de cebada por un siclo, conforme a la palabra de Jehovah.

El rey puso a cargo de la puerta de la ciudad a aquel comandante en cuyo brazo se apoyaba. Pero el pueblo lo atropelló junto a la puerta; y murió, conforme a lo que había dicho el hombre de Dios cuando el rey fue a él.

Sucedió, pues, tal como el hombre de Dios había hablado al rey, diciendo: “Mañana a estas horas, en la puerta de Samaria, se venderán dos medidas de cebada por un siclo y una medida de harina refinada por un siclo.”

Aquel comandante había respondido al hombre de Dios y había dicho: “He aquí, aun cuando Jehovah hiciese ventanas en los cielos, ¿sería esto posible?” Y Eliseo le había dicho: “¡He aquí que tú lo verás con tus ojos, pero no comerás de ello!”

Y así le ocurrió, porque el pueblo lo atropelló junto a la puerta, y murió.

7,468 visitas





  Quiero recibir nuevos comentarios sobre éste tema por email



  


5 Comentarios sobre “Eliseo y el sitio de Samaria”

  1. Fiorella Rogosinski opina:

    Muy buena página y ademas tiene un material de información necesaria.
    !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    [contesta a Fiorella Rogosinski]

  2. jorge ferrando opina:

    porque estaban los leprosos en la puerta de la ciudad y porque volvieron a dar la buena nueva ¡? cual era la buena nueva?

    [contesta a jorge ferrando]

  3. Angel Noel Chinchilla opina:

    Que estupendos estudios estos hay que sacarles provecho Dios les bendiga

    [contesta a Angel Noel Chinchilla]

  4. Angel Noel Chinchilla opina:

    Que todo el mundo sepa que el mismo Dios de Elias el el Dios Nuestro Alleluya.

    [contesta a Angel Noel Chinchilla]

  5. El che opina:

    Para jorge ferrando: Los leprosos eran considerados inmundos, debían permanecer lejos del resto de la población, por ello es que estaban en la entrada de la ciudad.
    A pesar de la segregación de la que sufrían, regresaron para dar la buena noticia, debido al gozo que sintieron de haber podido saciar su hambre y del hecho que mientras sus compatriotas morían de hambre, no podían más retener el relato.
    Cual sería la buena noticia sino que ellos lo habían arriesgado todo para ir al campamento enemigo y encontrarse que habian toneladas de comida. Imaginate si vos no comés en todo el día como te sentís? Ahora pensá en racionar tus alimentos durante meses completos… Que no es una gran noticia enterarse de que toda tu necesidad está a unos metros de distancia?

    [contesta a El che]

Deja un Comentario

Para publicar videos YouTube: en URL cambiar "http" por "httpv"