Jacob obtiene la bendición de Isaac

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Pentateuco > Génesis > Jacob obtiene la bendición de Isaac (1:27:1 - 1:27:40)

Aconteció que cuando Isaac había envejecido, sus ojos se debilitaron, y no podía ver. Entonces llamó a Esaú, su hijo mayor, y le dijo: —Hijo mío. El respondió: —Heme aquí.

Le dijo: —He aquí, yo ya soy viejo y no sé el día de mi muerte.

Toma, pues, ahora tu equipo, tu aljaba y tu arco, y vé al campo a cazar algo para mí.

Luego hazme un potaje como a mí me gusta. Tráemelo para que coma, y yo te bendiga antes que muera.

Rebeca estaba escuchando cuando Isaac hablaba a su hijo Esaú. Cuando Esaú fue al campo para cazar lo que había de traer,

Rebeca habló a su hijo Jacob diciendo: —He aquí, he oído a tu padre que hablaba con tu hermano Esaú, diciendo:

“Caza para mí y hazme un potaje para que coma y te bendiga en presencia de Jehovah, antes de mi muerte.”

Ahora pues, hijo mío, obedéceme en lo que te mando:

Vé al rebaño y tráeme de allí dos buenos cabritos; y yo haré con ellos un potaje para tu padre, como a él le gusta.

Tú se lo llevarás a tu padre; y comerá, para que te bendiga antes de su muerte.

Jacob dijo a Rebeca su madre: —He aquí que Esaú mi hermano es hombre velludo, y yo soy lampiño.

Quizás me palpe mi padre y me tenga por un farsante, y traiga sobre mí una maldición en vez de una bendición.

Su madre le respondió: —Hijo mío, sobre mí recaiga tu maldición. Tú solamente obedéceme; vé y tráemelos.

Entonces él fue, tomó los cabritos y se los trajo a su madre. Y ella hizo un potaje como le gustaba a su padre.

Luego Rebeca tomó la ropa más preciada de Esaú, su hijo mayor, que ella tenía en casa, y vistió a Jacob, su hijo menor.

Y puso las pieles de los cabritos sobre las manos y sobre el cuello, donde no tenía vello.

Luego puso el potaje y el pan, que había preparado, en las manos de Jacob su hijo.

Y él fue a su padre y le dijo: —Padre mío. El respondió: —Heme aquí. ¿Quién eres, hijo mío?

Jacob respondió a su padre: —Yo soy Esaú, tu primogénito. He hecho lo que me dijiste. Por favor, levántate, siéntate y come de mi caza, para que tú me bendigas.

Entonces Isaac preguntó a su hijo: —¿Cómo es que pudiste hallarla tan pronto, hijo mío? El respondió: —Porque Jehovah tu Dios hizo que se encontrase delante de mí.

E Isaac dijo a Jacob: —Por favor, acércate y te palparé, hijo mío, a ver si tú eres mi hijo Esaú, o no.

Jacob se acercó a su padre Isaac, quien le palpó y dijo: —La voz es la voz de Jacob, pero las manos son las manos de Esaú.

No lo pudo reconocer, porque sus manos parecían tan velludas como las manos de su hermano Esaú, y lo bendijo.

Le preguntó: —¿Eres tú realmente mi hijo Esaú? El respondió: —Sí, yo soy.

Le dijo: —Acércamela; comeré de la caza de mi hijo, para que yo te bendiga. Jacob se la acercó, e Isaac comió. Le trajo también vino, y bebió.

Entonces le dijo su padre Isaac: —Acércate, por favor, y bésame, hijo mío.

El se acercó y lo besó. Y al percibir Isaac el olor de su ropa, lo bendijo diciendo: —He aquí, el olor de mi hijo es como el olor del campo que Jehovah ha bendecido.

Dios te dé del rocío del cielo y de lo más preciado de la tierra: trigo y vino en abundancia.

Que los pueblos te sirvan, y las naciones se postren ante ti. Sé señor de tus hermanos, y póstrense ante ti los hijos de tu madre. Sean malditos los que te maldigan, y benditos los que te bendigan.

Y sucedió luego que Isaac había terminado de bendecir a Jacob, y cuando apenas había salido Jacob de la presencia de su padre Isaac, que su hermano Esaú llegó de cazar.

El también hizo un potaje, lo llevó a su padre y le dijo: —Levántate, padre mío, y come de la caza de tu hijo, para que tú me bendigas.

Entonces su padre Isaac le preguntó: —¿Quién eres tú? El respondió. —Yo soy Esaú, tu hijo primogénito.

Isaac se estremeció fuertemente y dijo: —¿Quién, pues, es el que vino aquí, que cazó y me trajo de comer, y yo comí de todo antes de que tú vinieses? ¡Yo lo bendije, y será bendito!

Cuando Esaú oyó las palabras de su padre, profirió un grito fuerte y muy amargo. Y dijo a su padre: —¡Bendíceme también a mí, padre mío!

El dijo: —Tu hermano vino con engaño y se llevó tu bendición.

El respondió: —¿No es cierto que llamaron su nombre Jacob? Pues ya me ha suplantado estas dos veces: Se llevó mi primogenitura, y he aquí que ahora también se ha llevado mi bendición. —Y añadió—: ¿No te queda una bendición para mí?

Isaac respondió y dijo a Esaú: —He aquí, yo lo he puesto por señor tuyo, y le he dado como siervos a todos sus hermanos. Le he provisto de trigo y de vino. ¿Qué, pues, haré por ti, hijo mío?

Esaú dijo a su padre: —¿No tienes más que una sola bendición, padre mío? ¡Bendíceme también a mí, padre mío! Y Esaú alzó su voz y lloró.

Entonces respondió Isaac su padre y le dijo: —He aquí, será favorecido el lugar que habites con los más preciados productos de la tierra y con el rocío del cielo arriba.

De tu espada vivirás y a tu hermano servirás. Pero sucederá que cuando adquieras dominio, romperás su yugo de sobre tu cuello.

14,739 visitas
Publicar una imagen aquí
  • Desde el PC
  • Desde una URL
Puedes publicar una imagen relacionada con "Jacob obtiene la bendición de Isaac"  (jpg, gif, png)
Url (http://):
Tu nombre (opcional):





  Quiero recibir nuevos comentarios sobre éste tema por email



  


3 Comentarios sobre “Jacob obtiene la bendición de Isaac”

  1. jose opina:

    hla me llamo jose y meparse estupendo que estean poniendo las istoria de la biblia en la wed es de mucha ayuda yo cuento istoria a aduyltos tengo 18 ños soy de trujillo cualquier cosa escribanme es toy para ayudarlos mi correo es [email protected]

    [contesta a jose]

  2. Carlos Avendaño opina:

    Excelente estudio…gracias.

    [contesta a Carlos Avendaño]

  3. Eulice opina:

    Me parece fabuloso la historia de Jacob, e Isaac y lo importante que es es cada día bendecir a nuestros hijos, Dios hace como el Quiere, pero he aprendido que a Dios hay que provocarlo. Dios les bendiga.

    [contesta a Eulice]

Deja un Comentario

Para publicar videos YouTube: en URL cambiar "http" por "httpv"