Job lamenta su desdicha actual

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Libros Poéticos y Sapienciales > Job > Job lamenta su desdicha actual (18:30:1 - 18:35:16)

Pero ahora se ríen de mí los que son en edad más jóvenes que yo, aquellos a cuyos padres yo habría desdeñado poner junto con los perros de mi rebaño.

¿Para qué habría necesitado yo la fuerza de sus manos, si su vigor se había ido de ellos?

Por la miseria y el hambre están anémicos; roen la tierra reseca, la tierra arruinada y desolada.

Recogen malvas entre los arbustos y la raíz de la retama para calentarse.

Están expulsados de la comunidad, y gritan contra ellos como a ladrones.

Habitan en los barrancos de los arroyos, en los huecos de la tierra y de las peñas.

Chillan entre los arbustos y se apiñan debajo de los espinos.

¡Insensatos! ¡También gente sin nombre, echados a golpes de la tierra!

Pero ahora he llegado a ser su canción; soy el tema de su habladuría.

Me abominan y se alejan de mí; no se refrenan de escupir mi cara.

Porque Dios ha aflojado la cuerda de mi arco y me ha afligido, ellos se han desenfrenado en mi presencia.

A la derecha se levanta la chusma; empujan mis pies y preparan contra mí sus destructivos caminos.

Arruinan mi senda; se aprovechan de mi destrucción. No hay quien los detenga.

Entran como por amplia brecha, y dan vueltas en medio de la devastación.

Los terrores se han vuelto contra mí; mi honor es perseguido como por el viento, y ha pasado como la nube mi prosperidad.

Ahora mi alma se derrama en mí; los días de la aflicción se han apoderado de mí.

La noche me taladra los huesos, y los que me corroen no reposan.

Con gran fuerza es desfigurada mi vestidura; me aprieta como el cuello de mi túnica.

Tú me has arrojado en el lodo, y he llegado a ser como el polvo y la ceniza.

Clamo a ti, y tú no me respondes; me presento, y tú no me atiendes.

Te has vuelto cruel para conmigo; con el poder de tu mano me persigues.

Me levantas, me haces cabalgar sobre el viento, y luego me deshaces en la tormenta.

Porque sé que me conduces a la muerte, a la casa destinada para todos los vivientes.

Sin embargo, ¿no extenderá su mano el que está en la ruina? ¿No clamará a él en su infortunio?

¿No he llorado por aquel cuya vida es difícil? ¿No ha tenido mi alma compasión por el necesitado?

Cuando esperaba el bien, me vino el mal; cuando aguardaba la luz, vino la oscuridad.

Mis entrañas hierven y no tienen sosiego; los días de mi aflicción me han alcanzado.

Ando enlutado y sin consuelo; me levanto en la asamblea y clamo.

He llegado a ser hermano de los chacales y compañero de las avestruces.

Mi piel ennegrecida se me cae, y mis huesos arden de calor.

Porque dejaron de seguirle, y no consideraron ninguno de sus caminos,

haciendo que el clamor del pobre llegase ante él, y que él oyera el clamor de los afligidos.

Si él calla, ¿quién le inculpará? Si esconde su rostro, ¿quién lo contemplará? El está igualmente sobre pueblos e individuos,

para evitar que reine el hombre impío y que ponga trampas al pueblo.

Porque, ¿quién ha dicho a Dios: “Ya he llevado mi castigo; no volveré a ofender.

Enséñame tú lo que yo no puedo ver; y si hice maldad, no lo volveré a hacer”?

¿Acaso ha de retribuir según tus condiciones, porque tú rechazas las suyas? Pues tú eres quien escoge, y no yo; habla entonces lo que sabes.

Los hombres entendidos y el varón sabio que me escucha me lo dirán:

“Job no habla sabiamente; sus palabras no son con entendimiento.”

¡Oh, que Job fuera examinado a fondo, pues responde como los hombres inicuos!

Porque a su pecado añade la rebelión; aplaude en medio de nosotros y multiplica sus palabras contra Dios.

Elihú continuó diciendo:

—¿Piensas que es correcto que digas: “Soy más justo que Dios”?

Porque has dicho: “¿Qué te importa a ti la ventaja que yo saque de mi pecado?”

Yo te responderé con argumentos, a ti y a tus amigos contigo:

Mira los cielos y observa; contempla las nubes, las cuales están más altas que tú.

Si pecas, ¿qué logras tú contra él? Si tus rebeliones se multiplican, ¿qué le podrás hacer a él?

Si eres justo, ¿qué le darás a él? ¿O qué recibirá él de tu mano?

Tu impiedad es para un hombre como tú, y tu justicia para el ser humano.

Claman a causa de la mucha opresión; gritan a causa del poderío de los grandes.

Sin embargo, nadie pregunta: “¿Dónde está Dios, mi Hacedor, que da canciones en la noche,

que nos enseña por medio de los animales de la tierra, y que nos hace sabios mediante las aves de los cielos?”

Allí claman, pero él no responde, a causa de la soberbia de los malos.

Ciertamente Dios no escucha la falsedad; el Todopoderoso ni la mira.

¡Cuánto menos cuando dices que aunque no lo veas, tu causa está delante de él, y que a él tú esperas!

Ahora bien, porque su ira no ha castigado, ni ha considerado de veras la rebelión,

vanamente ha abierto Job su boca, y sin conocimiento multiplica palabras.

635 visitas
Publicar una imagen aquí
  • Desde el PC
  • Desde una URL
Puedes publicar una imagen relacionada con "Job lamenta su desdicha actual"  (jpg, gif, png)
Url (http://):
Tu nombre (opcional):





  Quiero recibir nuevos comentarios sobre éste tema por email



  


Deja un Comentario

Para publicar videos YouTube: en URL cambiar "http" por "httpv"