"sara" en la Biblia

El buscador distingue acentos

Elifaz reprende a Job

1,747 visitas

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Libros Poéticos y Sapienciales > Job > Elifaz reprende a Job (18:4:1 - 18:5:27)
Entonces intervino Elifaz el temanita y dijo:
—Si alguien intentara hablarte, ¿te impacientarías? Pero, ¿quién podrá reprimir las palabras?
He aquí, tú instruías a muchos y afirmabas las manos debilitadas.
Tus palabras levantaban al que tropezaba; y fortalecías las […]


Job reprocha la actitud de sus amigos

2,172 visitas

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Libros Poéticos y Sapienciales > Job > Job reprocha la actitud de sus amigos (18:6:1 - 18:6:30)
Entonces respondió Job y dijo:
—¡Oh, si pudieran pesar mi angustia, y pusiesen igualmente mi ruina en la balanza!
Ciertamente ahora pesarían más que la arena de los mares. Por eso mis palabras han sido […]


El hombre en busca de la sabiduría

2,112 visitas

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Libros Poéticos y Sapienciales > Job > El hombre en busca de la sabiduría (18:28:1 - 18:28:28)
Ciertamente la plata tiene su mina, y el oro un lugar donde lo refinan;
el hierro se extrae del polvo, y el cobre es fundido de la piedra.
El hombre pone fin a la oscuridad, […]


Jehová convence a Job de su ignorancia

2,526 visitas

Imagen Jehová convence a Job de su ignorancia 1Enviado por MARCELINO MARTINEZBiblia cristiana > Antiguo Testamento > Libros Poéticos y Sapienciales > Job > Jehová convence a Job de su ignorancia (18:38:1 - 18:40:5)
Entonces Jehovah respondió a Job desde un torbellino y dijo:
—¿Quién es ese que oscurece el consejo con palabras sin conocimiento?
Cíñete, pues, los […]


Plegaria pidiendo la destrucción de los enemigos de Israel. Cántico. Salmo de Asaf.

1,517 visitas

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Libros Poéticos y Sapienciales > Salmos > Plegaria pidiendo la destrucción de los enemigos de Israel. Cántico. Salmo de Asaf. (19:83:1 - 19:83:18)
(Cántico. Salmo de Asaf) Oh Dios, no guardes silencio. No calles, oh Dios, ni permanezcas inmóvil.
Porque he aquí que rugen tus enemigos, y los que te aborrecen […]