Recompensas

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Evangelios > San Mateo > Recompensas (40:10:40 - 40:10:42)

“El que os recibe a vosotros a mí me recibe, y el que me recibe a mí recibe al que me envió.

El que recibe a un profeta porque es profeta, recibirá recompensa de profeta; y el que recibe a un justo porque es justo, recibirá recompensa de justo.

Cualquiera que da a uno de estos pequeñitos un vaso de agua fría solamente porque es mi discípulo, de cierto os digo que jamás perderá su recompensa.”

2,946 visitas
Publicar una imagen aquí
  • Desde el PC
  • Desde una URL
Puedes publicar una imagen relacionada con "Recompensas"  (jpg, gif, png)
Url (http://):
Tu nombre (opcional):





  Quiero recibir nuevos comentarios sobre éste tema por email



  


6 Comentarios sobre “Recompensas”

  1. gladys pinzon opina:

    me gustaría recibir una explicación de que en la biblia aparece que Jesús ha venido al mundo para ser causa de división entre nosotros ??????????????????

    [contesta a gladys pinzon]

  2. Nathaniel D. Mendoza opina:

    Para gladys:
    Su comentario: me gustaría recibir una explicación de que en la biblia aparece que Jesús ha venido al mundo para ser causa de división entre nosotros

    Mi Rpta: Yo he venido para traer fuego al mundo, y ¡cómo me gustaría que ya estuviera ardiendo! Tengo que pasar la prueba de un bautismo y me embarga la ansiedad hasta que se haya cumplido. ¿Creéis que he venido a traer paz al mundo? Os digo que no, sino que he venido a traer división. Porque de ahora en adelante, en una familia de cinco personas se pondrán tres en contra de dos, y dos en contra de tres. (Lucas 12:51-52).

    Para fín de tener algún conocimiento sobre la escritura que acaba de poner, necesitamos leer lo que dice el contexto. El contexto determina muchas cosas en un versículo de la escritura. Hay un dicho bien conocido que dice: “Un texto sin contexto es un pretexto.” Es muy cierto, cualquiera puede torcer una escritura de la Biblia para que diga algo. Es muy importante conocer el contexto, y no basarse solamente a lo que ese verso bíblico. Así que, el contexto va a determinar lo que el autor quiere decir.

    Con demasiada frecuencia encontramos personas que toman un solo versículo de la Biblia y a partir de allí generan toda una serie de principios doctrinales. Lo grave es que, sin tener suficiente base Escritural, compartemos mensajes totalmente desfasados, fuera de su contexto. Yerramo y conducimos a otras personas al error. Y aquí en este foro o mas bien foros, habemos personas que somos así. Simplemente nos apegamos solamente en lo que dice el texto. Un ejemplo de ello es el siguiente:

    “Si Dios fuera su Padre, ustedes me amarían, porque yo he salido de Dios y vengo de él.” (Juan 8:39-42). Dicen los que defienden la Trinidad: “Yo he salido de Dios.” Punto y coma. Y desde allí mal-interpretan los versos bíblicos sin ponerse a investigar desde el punto de vista bíblico. ¡No! Uno tiene que examinar bien el contenido de aquél verso bíblico, y estudiarlo detalladamente para ver a que se refirió Cristo y por qué lo dijo.

    Ahora, concerniente a que le gustaría recibir una explicación de que en la biblia aparece que Jesús ha venido al mundo para ser causa de división entre nosotros, he sacado lo siguiente: Si lee el contexto de: “en una familia de cinco personas se pondrán tres en contra de dos, y dos en contra de tres”, a lo que se refiere es que uno de dicha familia se convierte y acepta al Señor, desde ese momento ya la familia no lo va a aceptar por el hecho de que usted es una nueva criatura en Cristo, y lo que hacia, estando con esa familia, ya no lo va hacer. Si antes fumaba, decia maldiciones, iba a lugares que o es conveniente a un hijo de Dios, pues claro, esa familia lo va a sentir profundamente porque usted ya no va a compartir con ellos lo que antes hacia. Al no hacer o compartir con ellos ciertas cosas, se van a covertir en enemigos. Y de allí en adelante va usted experimentar muchos problemas.

    Espero que esto le ayuda en su pregunta que acaba de hacer.

    Bendiciones

    [contesta a Nathaniel D. Mendoza]

  3. Ruben Tamayo opina:

    El Señor es causa de división:
    Eso lo vemos todos los días, hay tal cantidad de religiones cristianas y todas dicen ser la verdadera. La familia cristiana se encuentra dividida por conceptos religiosos, a tal punto, que cada cual defiende su doctrina religiosa que pareciera que la Palabra de Dios quedara en segundo plano.
    En mi modesta opinión ¿Que importa si uno es católico, evangélico, adventista, TJ, etc? Lo que importa es que todos tenemos como meta a Jesucristo El Señor, lo que los religiosos no quieren entender.

    [contesta a Ruben Tamayo]

  4. Nathaniel D. Mendoza opina:

    Para Ruben Tamayo:

    Tu comentario: En mi modesta opinión ¿Que importa si uno es católico, evangélico, adventista, TJ, etc? Lo que importa es que todos tenemos como meta a Jesucristo El Señor, lo que los religiosos no quieren entender.

    Mi Rpta: Te voy a poner un ejemplo, mi hermano, para ver si tu entiendes del por qué insistimos en que prediquemos BIEN la Palabra de Dios, y no decir lo que no debemos porque si no son guiados rectamente como deben, entonces somos hallasdos como falsos maestros, y esa no es nuestra meta.

    Ejemplo: Romanos 10:9,10 es usado comúnmente para probar que una vez que hemos confesado con nuestra boca que Jesús es Señor, y que creemos en nuestro corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, entonces iremos al Cielo. En ese momento se nos da nuestro boleto al Cielo. Cómo nos comportemos después es importante pero no de suma importancia. ¿No es así como tú crees Rubén? Bueno sigamos a adelante……..

    “Que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para ser justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo.” (Romanos 10:9,10).

    El pasaje anterior, separado de su contexto, nos da una simple fórmula para la salvación. Confesamos que Jesús es el Señor; creemos que Dios lo levantó de entre los muertos; y somos salvos. Luego definimos ser “salvo” como “ir al Cielo al morir”. Podríamos concluir que sin importar cómo nos comportemos después de tomar éste paso de confesión y creencia iremos al Cielo cuando fallezcamos.

    El problema con esto es que estos dos versículos no tenían la intención de ser una fórmula para la salvación; más bien son parte de una epístola titulada “Carta a los Romanos”. Según todas las leyes de interpretación bíblica, debemos interpretar un pasaje según todo el contexto. Debemos intentar comprender el sentido que le dio el autor.

    Dados los comentarios de Pablo en los Capítulos 6 – 8, uno nunca podría estar satisfecho con la interpretación de Romanos 10:9,10 como que todo lo que hay que hacer para ser salvos es confesar que Jesús es Señor y creer que Dios lo levantó de entre los muertos. Uno tiene que considerar los versículos anteriores si quiere comprender el sentido de estos dos versículos, y no solo centrarnos en estos dos versiculos.

    Antes de que examinemos las declaraciones en los versículos que preceden a Romanos 10:9,10 expliquemos lo que queremos dar a entender cuando decimos que los capítulos anteriores en Romanos evitan el uso actual de estos dos versículos como un boleto para ir al Cielo.

    Consideremos lo siguiente, mi hermano:
    Porque si vivis conforme a la carne [la naturaleza pecaminosa], moriréis; más si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. (Romanos 8:13).

    Si nosotros, como Cristianos, obedecemos las pasiones de nuestra naturaleza pecaminosa, moriremos espiritualmente. Perderemos la vida de resurrección mencionada en Romanos 8:11. Ahora bien, aquí está la pregunta. Digamos que una persona confiesa con su boca que Jesús es el Señor, y que cree en su corazón que Dios lo levantó de entre los muertos. Luego el individuo continúa siguiendo las compulsiones de su naturaleza pecaminosa. ¿Morirá espiritualmente o no?

    Debido a que la enseñanza actual insiste en que no morirá espiritualmente porque Romanos 10:9,10 dice que será salvo, las iglesias Cristianas de hoy en día están en una condición moral deplorable. Ahora bien, piense por un momento. Si Romanos 10:9,10 es inspirado por Dios, ¿por qué no sería también inspirado por Dios Romanos 8:13, dos capítulos anteriores? ¿Acaso son contradictorios? Claro que no. Romanos 8:13 es absolutamente verdadero; también lo es Romanos 10:9,10. ¿Acaso uno sustituye al otro? ¡Para nada!

    Podríamos pensar en Romanos 10:9,10 como la entrada al camino de la salvación. La única entrada al plan Divino de la redención es la confesión de Jesús como Señor y la creencia de que Dios lo ha levantado de entre los muertos. Debido a que Dios levantó a Jesús de entre los muertos estamos seguros de que Jesús puede salvarnos.

    Ahora ya hemos pasado por la puerta correcta, la puerta que da a la salvación. Lo que sigue después de esto es lo que presenta un problema. Al usar Romanos 10:9,10 como un boleto al Cielo, estamos diciendo que la entrada a la salvación es el programa completo de la redención. Y no lo es. Es sólo la entrada. En la mayoría del Nuevo Testamento está escrito lo que debemos hacer después de pasar por la entrada.

    Uno pensaría que esto es obvio. ¡No es nada obvio! La mayoría de la gente Cristiana, según lo que puedo notar, no está conciente de que lo que hace después de su confesión inicial tiene mucho significado. Permíteme decir, mi hermano, que a pesar de lo importante que es el paso inicial, si los pasos siguientes no son tomados, el paso inicial no sirvió de nada. Habremos muerto en el desierto, por así decirlo.

    En esta época estamos poniendo demasiado énfasis en el paso inicial de la salvación. En el movimiento Pentecostés decimos que el siguiente paso después de la salvación es el bautismo con el Espíritu Santo. En realidad, el bautismo con el Espíritu Santo es parte de la salvación inicial. Debemos creer, arrepentirnos, ser bautizados en agua, recibir el Espíritu Santo y hablar en lenguas, ser sanados si necesitamos serlo, y seguir nuestro camino regocijándonos de que hemos tomado el paso inicial de la salvación. Pero la salvación a la que acabamos de entrar debe ser llevada a cabo pacientemente y en el temor del Señor.

    ¿Hemos sido salvos hasta este momento? Sí, y no. En realidad, no somos salvos hasta que nos hayamos mantenido firmes hasta el final. “Pero el que se mantenga firme hasta el fin será salvo.” ¿No es esto lo que Jesús, quien es Dios en forma corporal, nos informó? Sin embargo, algunos están poniendo en duda la declaración hecha por el Señor Jesús, diciendo que no tenemos que mantenernos firmes hasta el fin porque somos salvos por una gracia soberana. De esta manera ¡han hecho de Dios un mentiroso! Perdón por ser tan franco, pero es hora de regresar a la Biblia y de creer lo que ésta dice. ¿Estás de acuerdo?

    Romanos 10:9,10 es la entrada a esa línea continua. Ezequiel nos dijo que si un justo se desvía de su buena conducta y hace lo malo, no se recordará ninguna de sus obras justas. Y a la inversa, si un malvado comienza a practicar la rectitud y la justicia, su maldad no será recordada. Así que no hay tal cosa como un boleto para ir al Cielo. No existe. Lo que existe es un programa de redención que nos salva de las ataduras de Satanás y nos lleva a la imagen de Cristo y al descanso tranquilo en el Centro de la Persona de Dios y de Su voluntad. ¡Qué increíble!

    Cuando le decimos a la gente que Romanos 10:9,10 es todo lo que hay referente al plan de salvación estamos haciéndoles un increíble mal. Los estamos condenando a que permanezcan bebés por la eternidad.

    Ahora veamos si podemos adentrarnos a la mente del Apóstol conforme escribió Romanos 10:9,10.
    Hermanos, el deseo de mi corazón, y mi oración a Dios por los israelitas, es que lleguen a ser salvos. (Romanos 10:1).

    Podemos ver inmediatamente, mi hermano Rubén, que el apóstol Pablo estaba preocupado por la salvación de los Judíos. Tanto en Romanos como en Gálatas observamos que Pablo estaba intentando convencer al pueblo Judío de que ya no estaban bajo la Ley de Moisés. Éste énfasis, éste argumento, revela el significado de Romanos 10:9,10.

    Pablo estaba tratando de llevar conocimiento a un pueblo celoso, un pueblo que estaba buscando honrar a Moisés y a la ley. Este pueblo deseaba obtener justicia observando la Ley de Moisés y sus tradiciones. Recuerda, esto es lo que Pablo tenía en mente cuando escribió Romanos 10:9,10. Quitar estos dos versículos de su contexto y aplicarlos a los Gentiles que están buscando un boleto para residir eternamente en el Cielo es bastante inapropiado.

    La justicia que Pablo anhelaba, la justicia que todos los Judíos anhelaban, estaba ahí en sus bocas y en sus corazones. Que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para ser justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo. (Romanos 10:9,10).

    Ahora podemos ver lo que este pasaje significa. No es una fórmula que los Gentiles podemos aceptar para ir al Cielo; es la instrucción de Pablo dirigida a los Judíos que estaban intentando alcanzar la justicia por medio de las obras de la Ley. Pablo no estaba haciendo hincapié en que todo lo que tienes que hacer para ser salvo es hacer la confesión correcta y tener la creencia correcta. Más bien, Pablo estaba alejando a los Judíos de encontrar la justicia en la Ley a encontrarla en la fe en Jesucristo.

    De modo que Romanos 10:9,10 es tan solamente la puerta pequeña. Ahora debemos seguir avanzando en ese camino de presión que conduce a la vida eterna. De modo que el Señor no es la causa de división, sino nuestras creencias de hombres que nos dejamos conducir por el camino del error, como en el caso de Romanos 10:9,10, en vez de tomar el tiempo y estudiar, para saber a que se refería Pablo. No estamos hablando de religiones, sino en la mala manera de como conducimos a otros a Cristo, esta si es nuestra meta.

    Bendiciones

    [contesta a Nathaniel D. Mendoza]

  5. Nathaniel D. Mendoza opina:

    Para Ruben Tamayo:
    Tu comentario: En mi modesta opinión ¿Que importa si uno es católico, evangélico, adventista, TJ, etc? Lo que importa es que todos tenemos como meta a Jesucristo El Señor.

    Mi Rpta: Claro que si importa. Si así fuese, Pablo no hubiera dicho entonces: “Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis traspasado del que os llamó á la gracia de Cristo, á otro evangelio.”

    ¿Cuál es ese otro evangelio? Otro evangelio que los apostoles nunca enseñaron. Ejemplo: Los apóstoles nunca enseñaron el bautismos de niños. Los apóstoles nunca enseñaron el bautismo en el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo. Los apóstoles nunca enseñaron de pastoras que iban a tomar el ministerio. Y hay muchas otras cosas que no enseñaron que ahora se enseña, y tú dices que ¿NO IMPORTA? Claro ¡Que SI IMPORTA!

    EL apóstol Pablo los reprende: “Que hablemos todos lo mismo. Que tengan la misma fe, la misma creencia y que no sigan a hombres, sino a Cristo. (1 Corintios 1:11-13).

    La división a causado grandes males a la iglesia, muchas iglesias han ido tras doctrinas falsas, convirtiéndose en sectas, otras se han dividido siguiendo hombres y al final muchos terminan apartados de Dios. Muchos hermanos en la fe se han ido tras hombres y tras falsas enseñanzas, se han apartado de la verdad, desde la formación de la iglesia hasta el día de hoy, y seguirá así hasta que Cristo venga. 2 Timoteo 4:3-4.

    De modo, mi hermano Rubén, si importa mucho, en la forma como uno cree. Si no hablamos conforme a las enseñanzas apostólicas, estamos ERRANDO al EVANGELIO de Cristo.

    Bendiciones

    [contesta a Nathaniel D. Mendoza]

  6. Nathaniel D. Mendoza opina:

    Voy agregar algo que encontré…………………………..

    Hemos visto cómo la iglesia primitiva bautizó: En primer lugar predicaban el Evangelio… Como resultado fe y obras lo cual era sellado y perfeccionado con [b]el bautismo “en nombre de Jesucristo”.[/b] Eran llamados Cristianos, es decir, personas relacionadas con Cristo de modo especial. Más tarde, “el nombre de Jesús ” se desarrolló y se convirtió en “el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.”(Traducido de la Pág. 166).
    También la Enciclopedia Católica del año 1913, Vol. 2, pág. 365. Aquí los católicos reconocen que el bautismo fue cambiado por la Iglesia Católica.

    Enciclopedia Católica Vol. 8 “Justino Mártir fue uno de los primeros Padres de la Iglesia Católica Romana que ayudó a cambiar el antiguo bautismo de ‘en el Nombre de Jesucristo’ a los títulos de ‘Padre, Hijo y Espíritu Santo’”.

    Pablo nos dice en Colosenses 2:8 “Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y vanas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo.”

    De la Iglesia Católica se entiende perfectamente la formula bautismal trinitaria, ya que ellos bautizan a los bebés, los cuales es evidente que carecen todavía del sentido del arrepentimiento de los pecados, requisito fundamental antes de bautizarse, pero no así se entiende este bautismo por Iglesias Protestantes o evangélicas, las cuales por ejemplo si se oponen a la idolatría de la Virgen María.

    Por otro lado la biblia en ninguno de sus versos mienta a la trinidad, pues la trinidad es fruto de la tradición del siglo II. De esta doctrina de demonios, surgieron los versos de Mateo 28:19 y Juan 5:7-8, vamos que han intentado encajar la trinidad en la Biblia con calzador y con todas las contradicciones a la luz del día. Esto en otras épocas pudo calar en la población, sin embargo cada vez somos más los que no comulgamos con estas doctrinas, pues sinceramente pienso que más vale no bautizarse que recibir un falso bautismo trinitario. ¿Que dicen ustedes?

    Ahora, esto si lo digo yo. Todo depende de ustedes si quieren INVESTIGAR. Hay aquellos que si investigan porque deseaban saber, y les importa, porque de ello depende su salvación. En cambio hay aquellos que NO LES IMPORTA, porque para estas personas no les importa si uno es católico, evangélico, adventista, TJ, etc. etc.

    En la 2 Pe 2:1-2: “1) Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aún negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. 2) Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado”.

    De modo que ustedes juzguen si estoy en lo correcto o no. ¿Qué dicen?

    Bendiciones

    [contesta a Nathaniel D. Mendoza]

Deja un Comentario

Para publicar videos YouTube: en URL cambiar "http" por "httpv"