Epístolas

El alboroto en Efeso

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Hechos > El alboroto en Efeso (44:19:23 - 44:19:41)

En aquel entonces se produjo un alboroto no peque√Īo acerca del Camino.

Porque cierto platero, llamado Demetrio, que elaboraba en plata templecillos de Diana, y daba no poca ganancia a los artesanos,

y veis y oís que no solamente en Efeso, sino también en casi toda Asia, este Pablo ha persuadido y apartado a mucha gente, diciendo que no son dioses los que se hacen con las manos.

No solamente hay el peligro de que este negocio nuestro caiga en descrédito, sino también que el templo de la gran diosa Diana sea estimado en nada, y que pronto sea despojada de su majestad aquella a quien adoran toda el Asia y el mundo.

Al o√≠r estas palabras se llenaron de ira y gritaron diciendo: ‚ÄĒ¬°Grande es Diana de los efesios!

Y la ciudad se llen√≥ de confusi√≥n. Se lanzaron un√°nimes al teatro, arrebatando a Gayo y a Aristarco, macedonios y compa√Īeros de Pablo.

También algunas de las autoridades de Asia, que eran sus amigos, enviaron a él y le rogaron que no se presentara en el teatro.

Unos gritaban una cosa, y otros otra cosa; porque la concurrencia estaba confusa, y la mayor parte ni sabía por qué se había reunido.

Entonces algunos de entre la multitud dieron instrucciones a Alejandro, a quien los judíos habían empujado hacia adelante. Y Alejandro, pidiendo silencio con la mano, quería hacer una defensa ante el pueblo.

Pero reconociendo que era jud√≠o, todos volvieron a gritar a una sola voz, por casi dos horas: ‚ÄĒ¬°Grande es Diana de los efesios!

Por fin, cuando el magistrado hab√≠a apaciguado la multitud, dijo: ‚ÄĒHombres de Efeso, ¬Ņqu√© hombre hay que no sepa que la ciudad de Efeso es guardiana del templo de la majestuosa Diana y de su imagen ca√≠da del cielo?

Ya que esto no puede ser contradicho, conviene que os apacig√ľ√©is y que no hag√°is nada precipitado.

Pues habéis traído a estos hombres que ni han cometido sacrilegio ni han blasfemado a nuestra diosa.

Por tanto, si Demetrio y los artesanos que están con él tienen pleito contra alguien, se conceden audiencias y hay procónsules. ¡Que se acusen los unos a los otros!

Y si buscáis alguna otra cosa, será deliberado en legítima asamblea.

Pero hay peligro de que seamos acusados de sedición por esto de hoy, sin que tengamos ninguna causa por la cual podamos dar razón de este tumulto.

Y habiendo dicho esto, disolvió la concurrencia.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Viaje de Pablo a Macedonia y Grecia

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Hechos > Viaje de Pablo a Macedonia y Grecia (44:20:1 - 44:20:6)

Después de cesar el disturbio, Pablo mandó llamar a los discípulos, y habiéndoles exhortado, se despidió y salió para ir a Macedonia.

Recorrió aquellas regiones, exhortándoles con abundancia de palabras, y luego llegó a Grecia.

Después de estar él allí tres meses, los judíos tramaron un complot contra él cuando estaba por navegar rumbo a Siria, de modo que decidió regresar por Macedonia.

Le acompa√Īaron S√≥pater hijo de Pirro, de Berea, los tesalonicenses Aristarco y Segundo, Gayo de Derbe, Timoteo, y T√≠quico y Tr√≥fimo de Asia.

Estos salieron antes y nos esperaron en Troas.

Pero después de los días de los panes sin levadura, nosotros navegamos desde Filipos y los alcanzamos después de cinco días en Troas, donde nos detuvimos siete días.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Visita de despedida de Pablo en Troas

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Hechos > Visita de despedida de Pablo en Troas (44:20:7 - 44:20:12)

El primer día de la semana, cuando estábamos reunidos para partir el pan, Pablo comenzó a hablarles, porque había de partir al día siguiente, y alargó el discurso hasta la medianoche.

Había muchas lámparas en el piso superior, donde estábamos reunidos.

Y a cierto joven llamado Eutico, que estaba sentado en la ventana, le iba dominando un profundo sue√Īo. Como Pablo segu√≠a hablando por mucho tiempo, el joven, ya vencido por el sue√Īo, cay√≥ del tercer piso abajo y fue levantado muerto.

Entonces Pablo descendi√≥ y se ech√≥ sobre √©l, y al abrazarlo dijo: “¬°No os alarm√©is, porque su vida est√° en √©l!”

Después de subir, de partir el pan y de comer, habló largamente hasta el alba; y de esta manera salió.

Ellos llevaron al joven vivo y fueron grandemente consolados.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Viaje de Troas a Mileto

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Hechos > Viaje de Troas a Mileto (44:20:13 - 44:20:16)

Habiendo ido nosotros al barco con anticipación, navegamos hasta Asón para recibir a Pablo allí, pues así lo había dispuesto, debiendo ir él por tierra.

Cuando se reunió con nosotros en Asón, le tomamos a bordo y fuimos a Mitilene.

Navegamos de allí al día siguiente y llegamos frente a Quío. Al otro día, atracamos en Samos, y llegamos a Mileto al próximo día,

pues Pablo había decidido pasar de largo a Efeso para no detenerse en Asia; porque, de serle posible, se apresuraba para pasar el día de Pentecostés en Jerusalén.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Discurso de despedida de Pablo en Mileto

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Hechos > Discurso de despedida de Pablo en Mileto (44:20:17 - 44:20:38)

Desde Mileto, Pablo envió a Efeso e hizo llamar a los ancianos de la iglesia.

Cuando ellos llegaron a √©l, les dijo: “Vosotros sab√©is bien c√≥mo me he comportado con vosotros todo el tiempo, desde el primer d√≠a que llegu√© a Asia,

sirviendo al Se√Īor con toda humildad y con muchas l√°grimas y pruebas que me vinieron por las asechanzas de los jud√≠os.

Y sab√©is que no he rehuido el anunciaros nada que os fuese √ļtil, y el ense√Īaros p√ļblicamente y de casa en casa,

testificando a los jud√≠os y a los griegos acerca del arrepentimiento para con Dios y la fe en nuestro Se√Īor Jes√ļs.

“Ahora, he aqu√≠ yo voy a Jerusal√©n con el esp√≠ritu encadenado, sin saber lo que me ha de acontecer all√≠;

salvo que el Espíritu Santo me da testimonio en una ciudad tras otra, diciendo que me esperan prisiones y tribulaciones.

Sin embargo, no estimo que mi vida sea de ning√ļn valor ni preciosa para m√≠ mismo, con tal que acabe mi carrera y el ministerio que recib√≠ del Se√Īor Jes√ļs, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.

“Ahora, he aqu√≠ yo s√© que ninguno de todos vosotros, entre los cuales he pasado predicando el reino, volver√° a ver mi cara.

Por tanto, yo declaro ante vosotros en el día de hoy que soy limpio de la sangre de todos,

porque no he rehuido el anunciaros todo el consejo de Dios.

Tened cuidado por vosotros mismos y por todo el reba√Īo sobre el cual el Esp√≠ritu Santo os ha puesto como obispos, para pastorear la iglesia del Se√Īor, la cual adquiri√≥ para s√≠ mediante su propia sangre.

Porque yo s√© que despu√©s de mi partida entrar√°n en medio de vosotros lobos rapaces que no perdonar√°n la vida al reba√Īo;

y que de entre vosotros mismos se levantarán hombres que hablarán cosas perversas para descarriar a los discípulos tras ellos.

Por tanto, velad, acord√°ndoos que por tres a√Īos, de noche y de d√≠a, no ces√© de amonestar con l√°grimas a cada uno.

“Y ahora, hermanos, os encomiendo a Dios y a la palabra de su gracia, a aquel que tiene poder para edificar y para dar herencia entre todos los santificados.

“No he codiciado ni la plata ni el oro ni el vestido de nadie.

Vosotros sabéis que estas manos proveyeron para mis necesidades y para aquellos que estaban conmigo.

En todo os he demostrado que trabajando as√≠ es necesario apoyar a los d√©biles, y tener presente las palabras del Se√Īor Jes√ļs, que dijo: M√°s bienaventurado es dar que recibir.”

Cuando había dicho estas cosas, se puso de rodillas y oró con todos ellos.

Entonces hubo gran llanto de todos. Se echaron sobre el cuello de Pablo y le besaban,

lamentando sobre todo por la palabra que hab√≠a dicho que ya no volver√≠an a ver su cara. Y le acompa√Īaron al barco.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook