Esdras y sus compañeros llegan a Jerusalén

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Libros Históricos > Esdras > Esdras y sus compañeros llegan a Jerusalén (15:7:1 - 15:7:28)

Pasadas estas cosas, en el reinado de Artajerjes, rey de Persia, Esdras—hijo de Seraías, hijo de Azarías, hijo de Hilquías,

hijo de Salum, hijo de Sadoc, hijo de Ajitob,

hijo de Amarías, hijo de Azarías, hijo de Merayot,

hijo de Zeraías, hijo de Uzi, hijo de Buqui,

hijo de Abisúa, hijo de Fineas, hijo de Eleazar, hijo de Aarón, el primer sacerdote—,

este Esdras, quien era escriba versado en la ley de Moisés, que Jehovah Dios había dado, subió de Babilonia. El rey le concedió todo lo que pidió, pues la mano de Jehovah su Dios estaba con él.

En el séptimo año del rey Artajerjes, también subieron a Jerusalén algunos de los hijos de Israel y algunos de los sacerdotes, levitas, cantores, porteros y servidores del templo.

Llegó a Jerusalén en el mes quinto del séptimo año del rey.

El primer día del mes primero había iniciado el viaje de retorno de Babilonia, y el primer día del mes quinto llegó a Jerusalén, pues la bondadosa mano de su Dios estaba con él.

Porque Esdras había preparado su corazón para escudriñar la ley de Jehovah y para cumplirla, a fin de enseñar a Israel los estatutos y los decretos.

Esta es la copia del documento que el rey Artajerjes dio al sacerdote y escriba Esdras, escriba versado en los asuntos de los mandamientos de Jehovah y en sus estatutos para Israel:

Artajerjes, rey de reyes, al sacerdote Esdras, escriba de la ley del Dios de los cielos: Completa paz. Ahora,

he dado órdenes que cualquiera que en mi reino pertenezca al pueblo de Israel, a sus sacerdotes y a sus levitas, y que quiera ir contigo a Jerusalén, que vaya.

Porque eres enviado de parte del rey y de sus siete consejeros para inspeccionar Judá y Jerusalén, conforme a la ley de tu Dios, que está en tus manos,

y para llevar la plata y el oro que el rey y sus consejeros presentan como ofrenda voluntaria al Dios de Israel, cuya morada está en Jerusalén.

Y asimismo, llevarás toda la plata y el oro que consigas en toda la provincia de Babilonia, con las ofrendas voluntarias del pueblo y de los sacerdotes que voluntariamente ofrezcan para la casa de su Dios que está en Jerusalén.

Por consiguiente, con este dinero comprarás con diligencia toros, carneros, corderos, con sus ofrendas vegetales y sus libaciones, y los ofrecerás sobre el altar de la casa de vuestro Dios que está en Jerusalén.

Con el resto de la plata y del oro, haced lo que tú y tus hermanos creáis conveniente hacer, conforme a la voluntad de vuestro Dios.

También los utensilios que te son entregados para el servicio de la casa de tu Dios, los restituirás ante Dios en Jerusalén.

Y lo demás que se requiera para la casa de tu Dios, y que te corresponda dar, dalo de la casa de los tesoros del rey.

Yo, el rey Artajerjes, he dado órdenes a todos los tesoreros que están en la región de Más Allá del Río que todo lo que os pida el sacerdote Esdras, escriba de la ley del Dios de los cielos, se le conceda de inmediato:

hasta 100 talentos de plata, 100 coros de trigo, 100 batos de vino, 100 batos de aceite, y sal sin medida.

Todo lo que ha sido ordenado por el Dios de los cielos sea hecho diligentemente para la casa del Dios de los cielos; pues, ¿por qué habría de ser su ira contra el reino del rey y de sus hijos?

Además, os hacemos saber que nadie está autorizado a imponerles tributo, ni impuesto ni renta a ninguno de los sacerdotes, levitas, cantores, porteros o servidores del templo, ni a otros siervos de esta casa de Dios.

Y tú, Esdras, conforme a la sabiduría que tienes de parte de tu Dios, designa magistrados y jueces que administren justicia a todo el pueblo que está en la región de Más Allá del Río, a todos los que conocen las leyes de tu Dios. Y a los que no las conocen, se las enseñaréis.

Cualquiera que no cumpla la ley de tu Dios y la ley del rey sea diligentemente sentenciado a muerte, o a destierro, o a confiscación de propiedades, o a prisión.

¡Bendito sea Jehovah Dios de nuestros padres, que puso tal cosa en el corazón del rey, para honrar la casa de Jehovah que está en Jerusalén!

Pues él inclinó hacia mí su favor delante del rey, de sus consejeros y de todos los poderosos gobernadores del rey. Así me fortalecí, pues la mano de Jehovah mi Dios estaba conmigo, y reuní a los principales de Israel para que partieran conmigo.

1,171 visitas
Publicar una imagen aquí
  • Desde el PC
  • Desde una URL
Puedes publicar una imagen relacionada con "Esdras y sus compañeros llegan a Jerusalén"  (jpg, gif, png)
Url (http://):
Tu nombre (opcional):





  Quiero recibir nuevos comentarios sobre éste tema por email



  


1 Comentario sobre “Esdras y sus compañeros llegan a Jerusalén”

  1. Doris Berenguela Bastidas opina:

    Debemos ser consecuente con la palabra de Dios y predicar de verdad el Reino De Los Cielos. El Reino De Los Cielos no es en esta tierra, coloquémonos a cavar , cavar y cavar aunque nos de vergüenza .Pero es tiempo que entendamos que Jesucristo vivio 33 años en esta ,tierra y luego que cumplio la mayoria de edad solo permanecio aqui el tiempo que le sirvio a los apostoles que el eligio para promulgar la palabra de Dios y a enseñarle el camino que ellos debian caminar .Nosotros no estamos solo para esperar que Jesus vuelva , si no vivimos lo que el vivio no va a suceder nada el vino al colegio trabajo y se esforzo ,y vencio y ahora confesamos con la boca que entraremos al colegio y creeemos que todo esta listo.Esa es una gran mentira porque hay que trabajar , esforzarse como jesus se esforzo y vencer como el vencio .Hay personas que llegan al colegio ,no hacen nada y pierden el año .Asi que a trabajar,esforzarnos y vencer ahy estan las huellas que debemos pisar,no esperes en la salida el triumfo ,porque si al hijo le toco padecer a ti y ami nos toca llegar a a condicion del hijo para que actue en nosotros.

    [contesta a Doris Berenguela Bastidas]

Deja un Comentario

Para publicar videos YouTube: en URL cambiar "http" por "httpv"