Gedeón captura a los reyes de Madián

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Libros Históricos > Jueces > Gedeón captura a los reyes de Madián (7:8:1 - 7:8:35)

Entonces los hombres de Efraín dijeron a Gedeón: —¿Qué es esto que has hecho con nosotros, de no llamarnos cuando ibas a combatir contra Madián? Discutieron fuertemente con él.

Y les respondió: —¿Qué he hecho yo ahora, comparado con vosotros? ¿No ha sido mejor el rebusco de Efraín que la vendimia de Abiezer?

Dios ha entregado en vuestra mano a Oreb y a Zeeb, jefes de Madián. ¿Qué pude yo hacer comparado con vosotros? Después que él dijo estas palabras, se aplacó el enojo de ellos contra él.

Gedeón llegó para cruzar el Jordán, él y los 300 hombres que traía consigo, cansados, pero todavía persiguiendo.

Y dijo a los hombres de Sucot: —Dad, por favor, tortas de pan a la gente que me acompaña, porque ellos están cansados. Yo estoy persiguiendo a Zébaj y a Zalmuna, reyes de Madián.

Los jefes de Sucot le respondieron: —¿Están ya las manos de Zébaj y de Zalmuna en tu mano, para que demos pan a tu ejército?

Y Gedeón les dijo: —Pues bien, cuando Jehovah haya entregado en mi mano a Zébaj y a Zalmuna, azotaré vuestra carne con espinas y cardos del desierto.

De allí subió a Peniel y les dijo las mismas palabras. Pero los de Peniel le respondieron como le habían respondido los de Sucot.

Y él habló también a los de Peniel, diciendo: —Cuando yo regrese en paz, derribaré esta torre.

Zébaj y Zalmuna estaban en Carcor, y con ellos su ejército de unos 15.000 hombres, todos los que habían quedado de todo el campamento de los hijos del oriente, porque los caídos habían sido 120.000 hombres que sacaban espada.

Entonces Gedeón subió por la ruta de los que habitan en tiendas, al este de Nóbaj y Jogbea, y atacó el campamento cuando éste no estaba en guardia.

Zébaj y Zalmuna huyeron, pero él los persiguió. Luego capturó a Zébaj y a Zalmuna, los dos reyes de Madián, y causó pánico en todo el campamento.

Entonces Gedeón hijo de Joás volvió de la batalla por la cuesta de Heres.

Y capturó a un joven de los hombres de Sucot y le interrogó. El le dio por escrito los nombres de los jefes de Sucot y de sus ancianos: setenta y siete hombres.

Luego fue a los hombres de Sucot y dijo: —Aquí están Zébaj y Zalmuna, acerca de los cuales me afrentasteis diciendo: “¿Están ya las manos de Zébaj y de Zalmuna en tu mano, para que demos pan a tus hombres cansados?”

Entonces tomó a los ancianos de la ciudad, y azotó con espinas y cardos del desierto a los hombres de Sucot.

Asimismo, derribó la torre de Peniel y mató a los hombres de la ciudad.

Luego preguntó a Zébaj y a Zalmuna: —¿Qué aspecto tenían aquellos hombres que matasteis en Tabor? Ellos respondieron: —Como tú, así eran ellos; cada uno parecía ser hijo de rey.

El dijo: —¡Eran mis hermanos, hijos de mi madre! ¡Vive Jehovah, que si les hubierais perdonado la vida, yo no os mataría!

Entonces dijo a Jeter, su primogénito: —¡Levántate y mátalos! Pero el joven no desenvainó su espada, porque tenía temor, pues todavía era un muchacho.

Entonces Zébaj y Zalmuna dijeron: —Levántate tú y mátanos; porque como es el hombre, así es su valentía. Entonces se levantó Gedeón y mató a Zébaj y a Zalmuna, y tomó las lunetas que sus camellos traían al cuello.

Los israelitas dijeron a Gedeón: —Gobiérnanos tanto tú como tu hijo y tu nieto, pues nos has librado de mano de Madián.

Pero Gedeón les respondió: —Yo no os gobernaré a vosotros, ni tampoco os gobernará mi hijo. Jehovah os gobernará.

—Y Gedeón añadió—: Quiero haceros una petición: que cada uno me dé un arete de oro de su botín. Los madianitas llevaban aretes de oro, porque eran ismaelitas.

Y ellos respondieron: —De buena gana te los daremos. Tendieron un manto, y cada uno echó allí un arete de su botín.

El peso de los aretes de oro que él pidió fue de 1.700 siclos de oro, sin contar las lunetas, los pendientes y las vestiduras de púrpura que llevaban los reyes de Madián, ni los collares que sus camellos traían al cuello.

Con ellos Gedeón hizo un efod, que expuso en Ofra, su ciudad. Y todo Israel se prostituyó tras ese efod en aquel lugar, y sirvió de tropiezo a Gedeón y a su familia.

Así fue sometido Madián ante los hijos de Israel, y nunca más volvió a levantar cabeza. Y la tierra reposó durante cuarenta años en los días de Gedeón.

Jerobaal hijo de Joás fue y habitó en su casa.

Gedeón tenía setenta hijos que fueron sus descendientes directos, porque tuvo muchas mujeres.

También su concubina que estaba en Siquem le dio a luz un hijo, y él le puso por nombre Abimelec.

Gedeón hijo de Joás murió en buena vejez, y fue sepultado en el sepulcro de su padre Joás, en Ofra de los abiezeritas.

Aconteció que cuando murió Gedeón, los hijos de Israel volvieron a prostituirse tras los Baales, y adoptaron por dios a Baal-berit.

Los hijos de Israel no se acordaron de Jehovah su Dios que los había librado de mano de todos sus enemigos de alrededor,

ni correspondieron con bondad a la casa de Jerobaal, es decir, Gedeón, por todo el bien que él había hecho a Israel.

4,998 visitas
Publicar una imagen aquí
  • Desde el PC
  • Desde una URL
Puedes publicar una imagen relacionada con "Gedeón captura a los reyes de Madián"  (jpg, gif, png)
Url (http://):
Tu nombre (opcional):





  Quiero recibir nuevos comentarios sobre éste tema por email



  


2 Comentarios sobre “Gedeón captura a los reyes de Madián”

  1. Pedro Prado Palomino opina:

    Datos muy importantes para el estudio profundo de la historia y desarrollo de la Bíblia y por ende de la capacitación religiosa de cada uno.
    Agradeceré, me envíen más datos.

    [contesta a Pedro Prado Palomino]

  2. miguel rosario opina:

    esto es muy importante es un material de bendicion

    [contesta a miguel rosario]

Deja un Comentario

Para publicar videos YouTube: en URL cambiar "http" por "httpv"