La gloria de Dios abandona el templo

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Libros Proféticos > Ezequiel > La gloria de Dios abandona el templo (26:10:1 - 26:10:22)

Entonces miré; y he aquí, sobre la bóveda que estaba encima de la cabeza de los querubines, apareció sobre ellos algo como una piedra de zafiro que tenía el aspecto de un trono.

Y Dios dijo al hombre vestido de lino: —Entra en medio de las ruedas, debajo de los querubines, llena tus manos con carbones encendidos de entre los querubines, y espárcelos sobre la ciudad. El entró ante mi vista.

Y cuando entró aquel hombre, los querubines estaban de pie en el lado sur del templo, y la nube llenaba el atrio interior.

Entonces la gloria de Jehovah se elevó de encima de los querubines, hacia el umbral del templo. Y el templo fue llenado por la nube, y el atrio se llenó del resplandor de la gloria de Jehovah.

El ruido de las alas de los querubines se escuchaba hasta el atrio exterior, como la voz del Dios Todopoderoso cuando habla.

Y aconteció que cuando mandó al hombre vestido de lino, diciendo: “Toma fuego de entre las ruedas de en medio de los querubines,” éste entró y se puso de pie al lado de una rueda.

Entonces un querubín extendió su mano de entre los querubines hacia el fuego que había en medio de los querubines, tomó de él y lo puso en las manos del que estaba vestido de lino. Y éste lo tomó y salió.

Los querubines parecían tener debajo de sus alas algo semejante a una mano de hombre.

Miré, y he aquí que había cuatro ruedas junto a los querubines; al lado de cada querubín había una rueda. El aspecto de las ruedas era como de piedra de crisólito.

En cuanto a su aspecto, las cuatro eran de una misma forma, como si una rueda estuviera dentro de otra rueda.

Cuando se desplazaban, iban en cualquiera de las cuatro direcciones, y no viraban cuando se desplazaban, sino que al lugar a donde se dirigía la principal, las otras iban detrás de ella; y no viraban cuando se desplazaban.

Todo el cuerpo de ellos, sus espaldas, sus manos, sus alas y también las ruedas (las cuatro ruedas) estaban llenos de ojos alrededor.

A las ruedas, ante mis oídos, se les gritaba: “¡Rueda!”

Cada uno tenía cuatro caras. La primera tenía cara de querubín; la segunda, cara de hombre; la tercera, cara de león; y la cuarta, cara de águila.

Luego los querubines se elevaron. Estos son los seres vivientes que vi junto al río Quebar.

Cuando los querubines se desplazaban, también se desplazaban las ruedas que estaban junto a ellos. Cuando los querubines levantaban sus alas para elevarse de la tierra, las ruedas no se separaban de ellos.

Cuando ellos se detenían, las ruedas también se detenían; y cuando se elevaban, éstas se elevaban junto con ellos; porque el espíritu de los seres vivientes estaba en ellas.

Entonces la gloria de Jehovah salió de sobre el umbral del templo y se colocó encima de los querubines.

Los querubines alzaron sus alas y ante mi vista se elevaron de la tierra. Cuando ellos salieron, también salieron las ruedas que estaban junto a ellos, y se detuvieron a la entrada de la puerta oriental de la casa de Jehovah. Y la gloria del Dios de Israel estaba por encima, sobre ellos.

Estos eran los seres vivientes que vi debajo del Dios de Israel en el río Quebar, y me di cuenta de que eran querubines.

Cada uno tenía cuatro caras y cuatro alas; y debajo de sus alas había algo semejante a manos de hombre.

La forma de sus caras era como la de las caras que vi junto al río Quebar; tenían el mismo aspecto. Cada uno se desplazaba de frente hacia adelante.

3,894 visitas
Publicar una imagen aquí
  • Desde el PC
  • Desde una URL
Puedes publicar una imagen relacionada con "La gloria de Dios abandona el templo"  (jpg, gif, png)
Url (http://):
Tu nombre (opcional):





  Quiero recibir nuevos comentarios sobre éste tema por email



  


4 Comentarios sobre “La gloria de Dios abandona el templo”

  1. wilfredo opina:

    SI LA GLORIA DE DIOS ES TAN GRANDE QUE PASA CON NOSOTROS HOY DIA QUE NOS TAPAMOS LOS HOJOS ANTE EL PROBLEMA.

    [contesta a wilfredo]

  2. Edy opina:

    ¿sabes porque la gloria de Dios abandona el templo?
    hay varias formas de explicarlo, por medio de palabra.

    Dice la palabra que el que salio, se fue y volvio y allo la casa limpia y vacia y se fue y trajo a otros sietes mas, eso nos indica que cuando nos apartamos de el templo esta contaminado, es por eso que la gloria de Dios abandona el templo.
    Porque el no abita en un templo comtaminado.
    Limpiate para la gloria de Dios no te abandone.

    [contesta a Edy]

  3. RDNOUEL opina:

    GLORIA A DIOS RUBEN NOUEL NATA

    [contesta a RDNOUEL]

  4. Jose opina:

    Para Edy:
    [respondiendo al mensaje]

    Dice la palabra que el que salio, se fue y volvio y allo la casa limpia y vacia y se fue y trajo a otros sietes mas, ¿PERO DONDE ESTABA EL DUEÑO DE LA CASA?, dice también: Porque ¿cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte, y saquear sus bienes, si primero no le ata? Y entonces podrá saquear su casa. Pero sabes un hijo de Dios tiene al Espíritu Santo en la casa, ¿como podrá entonces alguien atar al Espíritu Santo y sacarlo?, El Espíritu no te abandona solo se contrista, aunque es cierto hay que ser Santos como el es Santo, y si no como buen padre que es, nos corregirá a las buenas o a las malas porque somos sus hijos.

    [contesta a Jose]

Deja un Comentario

Para publicar videos YouTube: en URL cambiar "http" por "httpv"