"sion" en la Biblia

El buscador distingue acentos

Castigo de la persistente infidelidad de Israel

1,336 visitas

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Libros Proféticos > Oseas > Castigo de la persistente infidelidad de Israel (28:9:1 - 28:10:4)
No te alegres, oh Israel; no te regocijes como otros pueblos, porque te has prostituido apartándote de tu Dios. Has amado la paga de prostituta en todas las eras del grano.
La era y el lagar […]


Devastación de la tierra por la langosta

2,099 visitas

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Libros Proféticos > Joel > Devastación de la tierra por la langosta (29:1:1 - 29:2:11)
La palabra de Jehovah que vino a Joel hijo de Petuel.
Escuchad esto, ancianos; y prestad atención, todos los habitantes de la tierra. ¿Ha sucedido algo semejante en vuestros días, o en los de vuestros padres?
Contaréis […]


La misericordia de Jehová

4,337 visitas

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Libros Proféticos > Joel > La misericordia de Jehová (29:2:12 - 29:2:27)
“Pero aun ahora,” dice Jehovah, “volveos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno, llanto y lamento.
Desgarrad vuestro corazón y no vuestros vestidos.” Volved a Jehovah, vuestro Dios, porque él es clemente y compasivo, lento para la ira, […]


Derramamiento del Espíritu de Dios

4,229 visitas

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Libros Proféticos > Joel > Derramamiento del Espíritu de Dios (29:2:28 - 29:2:32)
“Sucederá después de esto que derramaré mi Espíritu sobre todo mortal. Vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán. Vuestros ancianos tendrán sueños; y vuestros jóvenes, visiones.
En aquellos días también derramaré mi Espíritu sobre los siervos y las siervas.
Realizaré […]


Liberación de Judá

1,364 visitas

Biblia cristiana > Antiguo Testamento > Libros Proféticos > Joel > Liberación de Judá (29:3:16 - 29:3:21)
Jehovah ruge desde Sion y da su voz desde Jerusalén. Tiemblan los cielos y la tierra, pero Jehovah es refugio para su pueblo y fortaleza para los hijos de Israel.
Y conoceréis que yo soy Jehovah vuestro Dios que habito […]