Nuevo Testamento

El mensaje a Laodicea

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > El Apocalipsis de San Juan > El mensaje a Laodicea (66:3:14 - 66:3:22)

“Escribe al √°ngel de la iglesia en Laodicea: El Am√©n, el testigo fiel y verdadero, el origen de la creaci√≥n de Dios, dice estas cosas:

Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente!

Así, porque eres tibio, y no frío ni caliente, estoy por vomitarte de mi boca.

Ya que t√ļ dices: Soy rico; me he enriquecido y no tengo ninguna necesidad, y no sabes que t√ļ eres desgraciado, miserable, pobre, ciego y desnudo,

yo te aconsejo que de m√≠ compres oro refinado por el fuego para que te hagas rico, y vestiduras blancas para que te vistas y no se descubra la verg√ľenza de tu desnudez, y colirio para ungir tus ojos para que veas.

“Yo reprendo y disciplino a todos los que amo. S√©, pues, celoso y arrepi√©ntete.

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él y cenaré con él, y él conmigo.

Al que venza, yo le daré que se siente conmigo en mi trono; así como yo también he vencido y me he sentado con mi Padre en su trono.

“El que tiene o√≠do, oiga lo que el Esp√≠ritu dice a las iglesias.”

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


La adoración celestial

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > El Apocalipsis de San Juan > La adoración celestial (66:4:1 - 66:4:11)

Despu√©s de esto mir√©, y he aqu√≠ una puerta abierta en el cielo. La primera voz que o√≠ era como de trompeta que hablaba conmigo diciendo: “¬°Sube ac√°, y te mostrar√© las cosas que han de acontecer despu√©s de √©stas!”

De inmediato estuve en el Espíritu; y he aquí un trono estaba puesto en el cielo, y sobre el trono uno sentado.

Y el que estaba sentado era semejante a una piedra de jaspe y de cornalina, y alrededor del trono había un arco iris semejante al aspecto de la esmeralda.

También alrededor del trono había veinticuatro tronos, y sobre los tronos vi a veinticuatro ancianos sentados, vestidos de vestiduras blancas, con coronas de oro sobre sus cabezas.

Del trono salen relámpagos y truenos y voces. Y delante del trono arden siete antorchas de fuego, las cuales son los siete Espíritus de Dios.

Y delante del trono hay como un mar de vidrio, semejante al cristal. Junto al trono, y alrededor del mismo, hay cuatro seres vivientes llenos de ojos por delante y por detr√°s.

El primer ser viviente es semejante a un león, y el segundo ser viviente es semejante a un becerro, y el tercer ser viviente tiene cara como de hombre, y el cuarto ser viviente es semejante a un águila volando.

Y cada uno de los cuatro seres vivientes tiene seis alas, y alrededor y por dentro est√°n llenos de ojos. Ni de d√≠a ni de noche cesan de decir: “¬°Santo, Santo, Santo es el Se√Īor Dios Todopoderoso, que era y que es y que ha de venir!”

Y cada vez que los seres vivientes dan gloria, honra y alabanza al que est√° sentado en el trono y que vive por los siglos de los siglos,

los veinticuatro ancianos se postran delante del que est√° sentado en el trono y adoran al que vive por los siglos de los siglos; y echan sus coronas delante del trono, diciendo:

“Digno eres t√ļ, oh Se√Īor y Dios nuestro, de recibir la gloria, la honra y el poder; porque t√ļ has creado todas las cosas, y por tu voluntad tienen ser y fueron creadas.”

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


El rollo y el Cordero

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > El Apocalipsis de San Juan > El rollo y el Cordero (66:5:1 - 66:5:14)

Vi en la mano derecha del que estaba sentado sobre el trono, un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos.

Tambi√©n vi a un √°ngel poderoso que proclamaba a gran voz: “¬ŅQui√©n es digno de abrir el libro y de desatar sus sellos?”

Pero ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro; ni siquiera mirarlo.

Y yo lloraba mucho, porque ninguno fue hallado digno de abrir el libro; ni siquiera de mirarlo.

Y uno de los ancianos me dijo: “No llores. He aqu√≠ el Le√≥n de la tribu de Jud√°, la Ra√≠z de David, ha vencido para abrir el libro y sus siete sellos.”

Y en medio del trono y de los cuatro seres vivientes y de los ancianos vi un Cordero de pie, como inmolado. Tenía siete cuernos y siete ojos, que son los siete Espíritus de Dios enviados a toda la tierra.

El fue y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono.

Cuando tomó el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero. Cada uno tenía un arpa y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos.

Ellos entonaban un c√°ntico nuevo, diciendo: “¬°Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos! Porque t√ļ fuiste inmolado y con tu sangre has redimido para Dios gente de toda raza, lengua, pueblo y naci√≥n.

T√ļ los has constituido en un reino y sacerdotes para nuestro Dios, y reinar√°n sobre la tierra.”

Y mir√©, y o√≠ la voz de muchos √°ngeles alrededor del trono y de los seres vivientes y de los ancianos. El n√ļmero de ellos era mir√≠adas de mir√≠adas y millares de millares.

Y dec√≠an a gran voz: “Digno es el Cordero, que fue inmolado, de recibir el poder, las riquezas, la sabidur√≠a, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza.”

Y o√≠ a toda criatura que est√° en el cielo y sobre la tierra y debajo de la tierra y en el mar, y a todas las cosas que hay en ellos, diciendo: “Al que est√° sentado en el trono y al Cordero sean la bendici√≥n y la honra y la gloria y el poder por los siglos de los siglos.”

Los cuatro seres vivientes dec√≠an: “¬°Am√©n!” Y los veinticuatro ancianos se postraron y adoraron.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Los sellos

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > El Apocalipsis de San Juan > Los sellos (66:6:1 - 66:6:17)

Y mir√© cuando el Cordero abri√≥ el primero de los siete sellos, y o√≠ a uno de los cuatro seres vivientes que dec√≠a con voz de trueno: “¬°Ven!”

Y miré, y he aquí un caballo blanco. El que estaba montado sobre él tenía un arco, y le fue dada una corona; y salió venciendo y para vencer.

Cuando abri√≥ el segundo sello, o√≠ al segundo ser viviente que dec√≠a: “¬°Ven!”

Y salió otro caballo, rojo. Al que estaba montado sobre él, le fue dado poder para quitar la paz de la tierra y para que se matasen unos a otros. Y le fue dada una gran espada.

Cuando abri√≥ el tercer sello, o√≠ al tercer ser viviente que dec√≠a: “¬°Ven!” Y mir√© y he aqu√≠ un caballo negro, y el que estaba montado sobre √©l ten√≠a una balanza en su mano.

Y o√≠ como una voz en medio de los cuatro seres vivientes, que dec√≠a: “¬°Una medida de trigo por un denario, y tres medidas de cebada por un denario! Y no hagas ning√ļn da√Īo al vino ni al aceite.”

Cuando abri√≥ el cuarto sello, o√≠ la voz del cuarto ser viviente que dec√≠a: “¬°Ven!”

Y miré, y he aquí un caballo pálido; y el que estaba montado sobre él se llamaba Muerte; y el Hades le seguía muy de cerca. A ellos les fue dado poder sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada y con hambre y con pestilencia y por las fieras del campo.

Cuando abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían sido muertos a causa de la palabra de Dios y del testimonio que ellos tenían.

Y clamaban a gran voz diciendo: “¬ŅHasta cu√°ndo, oh soberano Se√Īor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre sobre los que moran en la tierra?”

Y a cada uno de ellos le fue dado un vestido blanco; y se les dijo que descansaran todav√≠a un poco de tiempo, hasta que se completase el n√ļmero de sus consiervos y sus hermanos que tambi√©n hab√≠an de ser muertos como ellos.

Y miré cuando él abrió el sexto sello, y se produjo un gran terremoto. El sol se puso negro como tela de cilicio; la luna entera se puso como sangre,

y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como una higuera arroja sus higos tardíos cuando es sacudida por un fuerte viento.

El cielo fue apartado como un pergamino enrollado, y toda monta√Īa e isla fueron removidas de sus lugares.

Los reyes de la tierra, los grandes, los comandantes, los ricos, los poderosos, todo esclavo y todo libre se escondieron en las cuevas y entre las pe√Īas de las monta√Īas,

y dec√≠an a las monta√Īas y a las pe√Īas: “Caed sobre nosotros y escondednos del rostro del que est√° sentado sobre el trono y de la ira del Cordero.

Porque ha llegado el gran d√≠a de su ira, y ¬°qui√©n podr√° permanecer de pie!”

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Los 144,000 sellados

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > El Apocalipsis de San Juan > Los 144,000 sellados (66:7:1 - 66:7:8)

Despu√©s de esto, vi a cuatro √°ngeles que estaban de pie sobre los cuatro puntos cardinales de la tierra, y que deten√≠an los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ning√ļn √°rbol.

Y vi que otro √°ngel, subiendo del oriente, ten√≠a el sello del Dios vivo. Y llam√≥ a gran voz a los cuatro √°ngeles a quienes les fue dado hacer da√Īo a la tierra y al mar,

diciendo: “¬°No hag√°is da√Īo a la tierra, ni al mar, ni a los √°rboles, hasta que marquemos con un sello la frente de los siervos de nuestro Dios!”

O√≠ el n√ļmero de los sellados: 144.000 sellados de todas las tribus de los hijos de Israel.

Sellados, de la tribu de Judá, 12.000 de la tribu de Rubén, 12.000 de la tribu de Gad, 12.000

de la tribu de Aser, 12.000 de la tribu de Neftalí, 12.000 de la tribu de Manasés, 12.000

de la tribu de Simeón, 12.000 de la tribu de Leví, 12.000 de la tribu de Isacar, 12.000

de la tribu de Zabulón, 12.000 de la tribu de José, 12.000 de la tribu de Benjamín, 12.000.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook