Nuevo Testamento

Buen testimonio acerca de Demetrio

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Tercera epístola de San Juan > Buen testimonio acerca de Demetrio (64:1:11 - 64:1:12)

Amado, no imites lo que es malo, sino lo que es bueno. El que hace lo bueno procede de Dios, pero el que hace lo malo no ha visto a Dios.

Se ha dado buen testimonio acerca de Demetrio de parte de todos y aun por la misma verdad. También nosotros damos testimonio, y sabéis que nuestro testimonio es veraz.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Salutaciones finales

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Tercera epístola de San Juan > Salutaciones finales (64:1:13 - 64:1:14)

Tenía muchas cosas que escribirte, pero no quiero hacerlo por medio de tinta y pluma.

M√°s bien, espero verte dentro de poco, y hablaremos cara a cara. La paz sea contigo. Los amigos te saludan. Saluda t√ļ a los amigos, a cada uno por nombre.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Salutación

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Epístola de San Judas > Salutación (65:1:1 - 65:1:2)

Judas, siervo de Jesucristo y hermano de Santiago; a los llamados, amados en Dios Padre y guardados en Jesucristo:

Misericordia, paz y amor os sean multiplicados.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Falsas doctrinas y falsos maestros

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Epístola de San Judas > Falsas doctrinas y falsos maestros (65:1:3 - 65:1:16)

Amados, mientras me esforzaba por escribiros acerca de nuestra com√ļn salvaci√≥n, me ha sido necesario escribir para exhortaros a que contend√°is eficazmente por la fe que fue entregada una vez a los santos.

Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los cuales desde antiguo hab√≠an sido destinados para esta condenaci√≥n. Ellos son hombres imp√≠os, que convierten la gracia de nuestro Dios en libertinaje y niegan al √ļnico Soberano y Se√Īor nuestro, Jesucristo.

Ahora bien, quiero haceros recordar, ya que todo lo hab√©is sabido, que el Se√Īor, al librar al pueblo una vez de la tierra de Egipto, despu√©s destruy√≥ a los que no creyeron.

También a los ángeles que no guardaron su primer estado sino que abandonaron su propia morada, los ha reservado bajo tinieblas en prisiones eternas para el juicio del gran día.

Asimismo, Sodoma, Gomorra y las ciudades vecinas, que de la misma manera fornicaron y fueron tras vicios contra lo natural, son puestas por ejemplo, sufriendo la pena del fuego eterno.

De la misma manera, tambi√©n estos so√Īadores mancillan la carne, rechazan toda autoridad y maldicen las potestades superiores.

Pero ni aun el arc√°ngel Miguel, cuando contend√≠a disputando con el diablo sobre el cuerpo de Mois√©s, se atrevi√≥ a pronunciar un juicio de maldici√≥n contra √©l, sino que dijo: “El Se√Īor te reprenda.”

Pero éstos maldicen lo que no conocen; y en lo que por instinto comprenden, se corrompen como animales irracionales.

¡Ay de ellos! Porque han seguido el camino de Caín; por recompensa se lanzaron en el error de Balaam y perecieron en la insurrección de Coré.

Estos que participan en vuestras comidas fraternales son manchas, apacent√°ndose a s√≠ mismos sin temor alguno. Son nubes sin agua, llevadas de ac√° para all√° por los vientos. Son √°rboles marchitos como en oto√Īo, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados.

Son fieras olas del mar que arrojan la espuma de sus propias abominaciones. Son estrellas errantes para las cuales est√° reservada para siempre la profunda oscuridad de las tinieblas.

Acerca de los mismos tambi√©n profetiz√≥ Enoc, s√©ptimo despu√©s de Ad√°n, diciendo: “He aqu√≠, el Se√Īor vino entre sus santos millares

para hacer juicio contra todos y declarar convicta a toda persona respecto a todas sus obras de impiedad que ellos han hecho imp√≠amente y respecto a todas las duras palabras que los pecadores imp√≠os han hablado contra √©l.”

Estos se quejan de todo y todo lo critican, andando seg√ļn sus propios malos deseos. Su boca habla arrogancias, adulando a las personas para sacar provecho.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook


Amonestaciones y exhortaciones

Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Epístola de San Judas > Amonestaciones y exhortaciones (65:1:17 - 65:1:23)

Pero vosotros, amados, acordaos de las palabras que antes han sido dichas por los ap√≥stoles de nuestro Se√Īor Jesucristo,

porque ellos os dec√≠an: “En los √ļltimos tiempos habr√° burladores que andar√°n seg√ļn sus propias pasiones, como imp√≠os que son.”

Estos son los que causan divisiones. Son sensuales y no tienen al Espíritu.

Pero vosotros, oh amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe y orando en el Espíritu Santo,

conservaos en el amor de Dios, aguardando con esperanza la misericordia de nuestro Se√Īor Jesucristo para vida eterna.

De algunos que vacilan tened misericordia;

a otros haced salvos, arrebat√°ndolos del fuego; y a otros tenedles misericordia, pero con cautela, odiando hasta la ropa contaminada por su carne.

Poner en mi Poner en mi Facebookacebook